Carta 11ª del Capítulo 1º del Legajo nº 12 – (Pág. 3)

Página 3 de la undécima carta contenida en el capítulo 1º del Legajo nº 12 de la Colección de Antonio Delgado y Hernández del Fondo Antiguo de la Universidad de Sevilla.

En esta carta del 12 de abril de 1853, escrita por Antonio Delgado, le comunica a Pedro Sabau sus impresiones de su estancia en Barcelona.

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 19

Página 19 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 04

Página 04 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 30-31]

Páginas 30 y 31 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

dagar por el mismo monumento la epoca en que fueron construidos, dando solucion al problema.
A la derecha del cuadro hay una colmena en figura de torre rodeada de abejas, que al parecer se dirigen contra tres aves que ocupan la parte superior, y se defienden de ellas a picotazos. Algunas caen muertas, y otras tomando insensiblemente forma humana, se dirigen ácia occidente, dirigidos por dos lineas de golondrinas, y acaudillados por un hombre cubierto de una piel, armado con una clava y un broquel. La falta del marmol impide ver la continuacion, pero un hombre postrado á sus pies, y otros tres colgados á un árbol con las cabezas al lado, indican una conquista. ¿Simbolizará la colmena la catástrofe de Sennáar, las abejas y las aves la batalla de los Titanes con los dioses, y la venida a España del Hercules libico? Sus autores consideraron tan claro el objeto de este dibujo emblemático, que no creyeron necesario comentarlo con hierográmatas como los otros.
En esta pieza, que estaba fracturada por tres partes, se observa en el ángulo superior de la derecha un depósito de asfalto, que sin duda con el calor resudaria la momia, y en él se ve impresa la tela ó sudario que la envolviera segun la costumbre egipcia. Es muy sabido que estos preparaban los cadáveres en sus disecciones con el asfalto ó betun judaico, el cual tiene la propiedad de identificarse con la carne, inyectandose por las venas, arterias y poros, ocupando el lugar del liquido, y haciendo impermeable el cadáver se conservan como vemos. Esta mancha, pues, nos pone en manifiesto la existencia de un cadaver ó momia, como luego tendremos lugar de repetir.

¿Sería tal vez trasladado á nuestro país este sepulcro por alguna de las muchas naciones que dominaron en él?

Para contestar á esta pregunta preciso es que descendamos á hacer una minuciosa descripcion de las circunstancias que acompañaron su descubrimiento para certificarnos que fue colocado en el lugar donde se encontró por los mismos que lo construyeron.


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 26-27]

Páginas 26 y 27 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

mente cuadrada, del mismo ancho del fracmento numero 11, esto es, 18 ½ pulgadas de lado. En el centro tiene embutido á modo de mosaico, otra pieza cuadrada negra y brillante como el azabache, de 8 ½ pulgadas en cuadro. Al parecer, este fracmento ocupaba el centro del fondo del sepulcro, y la pieza negra, llena de objetos simbolicos, fue construida por un habil artista. Asi lo atestiguan la perfeccion de las formas y la delicadeza de sus perfiles, diestramente esculpidos en el marmol que contrasta singularmente con la rudeza de los dibujos que la rodean; y hace evidente que este sepulcro fue trabajado á un tiempo por distintos artistas.
En medio de la pieza negra hay entallada una figura ó momia de marmol blanco, con los brazos cruzados, imitando tal vez al cadaver de que era objeto el sepulcro. La cara la forma otra pieza embutida de marmol de color carne tostado. Esta momia está tendida sobre una piel de leon perfilada de blanco sobre el marmol negro, rodeada de rayos. A los pies hay dos peveteros que despiden perfumes y producen unos insectos como abejas describiendo una elipse alrededor de la momia y piel, y al parecer la defienden de unos génios maléficos que la rodean de rara figura, y arrojan rayos por la boca. En los dos ángulos inferiores hay embutidas dos lloronas de marmol asi mismo blanco como las demas figuras. (2)
Dificil seria esplicar la significacion de estos emblemas, que ya podrian las abejas indicar algun dios tutelar de este individuo ó casta, defendiendo con sus cuerpos á su protegido, de las influencias malignas de aquellos vampiros; ya tambien podria ser la mistificacion del Hercules, que entre los egipcios era sinónimo del sol, ahuyentando con su presencia las tinieblas, para indicar emblemáticamente la civilizacion que como la luz material nos vino de oriente á occidente. Entonces tendriamos demostrado el oriente en los peveteros y perfumes, y en la abejas las generaciones producidas en aquella region, que poblaron el continente africano. Las abejas entre los egipcios simbolizaban á las colonias, y asi se traduce en los geroglíficos. El sol que lleva la