“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 43

Página 43 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 40

Página 40 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 26

Página 26 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 07

Página 07 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 90-91]

Páginas 90 y 91 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

de este pueblo; el modo de montarlos (Don Francisco de Montoliu posee en esta ciudad un precioso é interesante fracmento de un friso de marmol blanco, de cuatro palmos de alto. Representa en alto relieve muy salido una batalla entre Celtiberos y Romanos; estos pelean a pie completamente armados; los celtíberos unos asimismo a pie pero desnudos, y otros a caballo semidesnudos o con una corta tunica que no pasa del muslo. Montan a pelo, y los caballos no llevan otro jaez que unas bridas de tripas trenzadas. Algunos de estos muerto el ginete se escapan de las manos de los vencedores como hacen los caballos númidas. Los celtiberos lo mismo que en las medallas llevan descubierta la cabeza y el artista puso el mayor cuidado en demostrar el tipo Español en el pelo crespo y ensortijado que llama muy particularmente la atencion. Es sin la menor duda uno de los restos mas preciosos que existan en España, y un monumento de nuestras antiguas glorias.); el cariño que segun la historia les tenían, y sus batallas y escaramuzas tan parecidas a las de los pueblos Numidas, nuestros vecinos, hace sospechar un origen común. Entre la colección de celtiberas que poseemos se distinguen en algunas los caballos grabados con tal perfección que puede en ellas estudiarse el tipo noble y caracteristico de la casta árabe. Ademas la palma que llevan al ombro los ginetes, confirma la opinion que tenemos consignada sobre el origen primitivo del pueblo Español, y la hermandad é intima relacion que de muy antiguo ha existido entre las dos Peninsulas.

Nota N. 12 Pag. 53

Los periodicos ingleses del año 1841 daban conocimiento de un sepulcro encontrado recientemente en Egipto, que tiene mucha analogia con el que nos ocupa: copiamos integro este artículo que a la letra dice “Hoy en este momento a bordo del brik inglés Isabel Ana, anclado en Liverpool, un sarcofago Egipcio de la mas remota antigüedad, y que va a ser transportado al museo britanico. Este monumento tiene ocho pies y seis pulgadas de largo, y tres pies y seis pulgadas de profundidad: está adornado por dentro y por fuera con curiosas figuras humanas, geroglificos y cifras emblematicas, y ha sido descubierto en lo mas apartado del Egipto, siendo enviado a Inglaterra por el consul de esta nacion en Alejandria. Se calcula que el costo del transporte pasará de mil libras esterlinas (cerca de 5000 duros) a causa de la falta de caminos en Egipto, y de la necesidad de emplear hombres para estraerlo y despues conducirlo.”

Nota N. 13 Pag. 53.

La mayor parte de escritores antiguos y modernos estan contestes en suponer, que despues de mucho tiempo de pacifica posesion de un pueblo llamado Ibero en España, se introdujeron por los Pirineos una nueva casta de indole salvaje y feroz conocido por Celtas. El origen de este pueblo es muy incierto y ha sido tenazmente disputado, pero generalmente convienen en suponerle un origen septentrional. La historia guarda silencio del modo que se efectuó esta invasion, si con violencia ó pacificamente, aunque es muy natural suponer que los indigenas se resistieran; ello es cierto que los Celtas ocuparon luego un grande espacio en las regiones de Francia y España, en donde unidos a los Iberos, se formo la raza Celt-ibera.
Es tan singular el sistema del Celticismo Español establecido por nuestro paisano D. Juan Francisco de Masdeu que no podemos menos de rechazarlo. Segun este sabio critico, los Celtas son oriundos de España y descendientes de Tubal, asi como los Iberos lo son de Tarsis, y ambas naciones, segun su opinion, se introdugeron simultaneamente en la Peninsula.
“Estas naciones dice, vinieron del Asia por Europa con repetidas marchas y cortas jornadas, con detenciones frecuentes, ya en un pais ya en otro, internando ora en una provincia, por ejemplo la Polonia, ora otra de Alemania y Francia llegaron finalmente a vencer la aspereza de las cumbres de los Pirineos, de donde descubrieron un inmenso territorio desierto que les escitó el deseo de poseerle.” (Hist. Crit. De España. Tom. 1 Lib. 3. parrafo III)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 88-89]

Páginas 88 y 89 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

una monstruosidad. Esto seria apoyar el error adoptado por algunos sabios, que consideran romanos a los toros de Guisando porque estos conquistadores pusieran inscripciones sobre ellos, como la pudieran poner del mismo modo los Godos y Arabes sin que por esto los hubiesen construido. El Sr. Romey aunque reconoce en la casta Ibera una remotisima antigüedad, muy anterior a los Celtas, repugna sin embargo reconocerla aborígena. Críticamente hablando, solo pueden considerarse tales en toda la fuerza del nombre a los primeros pobladores del Asia: mas cuando un pueblo está establecido en un pais desde tanto tiempo que se pierde en la oscuridad de los siglos, y ni aun puede columbrase por donde hayan venido a poblarlo, nos parece que nada se aventura en ello.
Por lo que toca a las invasiones Vaccea y Celta, en especial la última venidas del septentrion, es al parecer incontestable. La Escitia debia necesariamente poblarse con las emigraciones producidas por el exeso de poblacion de la India, segun el principio que dejamos indicado para la propagacion general de la especie humana; y el único desagüe que tenia esta region encajonada entre la Persia y la China, era la Escitia siguiendo el curso del Indo; y posteriormente, con lentitud, de mansion en mansion, las rancherias indo-escitas podian poblar el norte de Europa, hasta atravesar la cumbre de los Pirineos.
En la nota N.13 veremos el principio de la poblacion Ibera y Celta establecida por D. Fco de Masdeu, que rechazamos como improbable. Este critico estuvo en su derecho al manifestar su sistema, como lo estuvo Romey, lo estamos nosotros, y lo estarán cuantos intenten emitir su opinion en esta materia de si tan intrincada, que por mucho que se diga no se dirá tal vez lo suficiente, y esto que se ha dicho mucho, cuando se ha llegado a asegurar que la primera poblacion de la Peninsula vino por los aires como las semillas que el viento traslada a la cima de las torres o miraculosamente por medio del ministerio de los angeles. (Aunque algo exagerado, no podemos dejar de reproducir en este lugar la introduccion de la Historia de España por M. Lefranch, publicada muy recientemente; y lo hacemos en el mismo idoma, por no quitarle nada de su expresión. “L’Espagne parait avoir été primitiviment une contimation del’ Afrique: le bassin de la Garonne, fadis bras de mer, la séparait del’ Europe, et le détroit de Gibraltar ne’ existant pas encore. Aussi les peuples de race atlantique vinvent-ils avant tous les autres peupler le prolongement septentrional de leur terre africaine. De lá cé caractère national des Espagnols, qui conserva toujours quelque chose dusang primitif, se plia sans trop de peine aux dominateurs venus du même berceau méridional (Phéniciens, Carthaginois, Arabes) et résista souvent, avec constance, aux conquerans descendus de septentrion. Plus tard, quand le détroit de Giblaltar s’ouvrit par l’efet de quelque grande revolution physique consacrée dans la Fable, qui mit un effort dela nature au nombre de travaux d’Hercule, la Mediterranée se précipitant por cette nouvelle issue, quitta la surface du sol galligue, et les Celtes vinren former, dons les régions tempérées de la Peninsula, la race longtems célebre sons le nom de celtibérienne; race mixte, qui ne fut point connue on l’a dit, la sonche primitive des Espagnols, mais une simple modification des Aborigénes.” Hist. D’Espagne par M. Em Lebranch. Paris 1842)
Finalmente concluiremos esta nota con otra prueba coetánea que robustece nuestra opinion; hablamos de las medallas llamadas desconocidas o primitivas Españolas. (En la nota N.1 probamos la anterioridad de las medallas llamadas Celtiberas, a la venida a España de los Fenicios y Griegos) El tipo de la fisonomia greco-africana en los bustos de dichas medallas, el pelo crespo y ensortijado; la barba lampiña, ó si la llevan corta y encrespada, nos revelan un origen mas bien oriental que septentrional. Los caballos que adornan los reversos de la mayor parte de ellas, y que al parecer forma el objeto predilecto


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 74-75]

Páginas 74 y 75 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

El abate Dupleix pasmado de la simplicidad de la primera religion española “es una cosa admirable dice, que estando todas las otras naciones del mundo sumergidas en la idolatria, y en el culto de las diversas divinidades distintas, con nombres diferentes, los Celtiberos adorasen un solo Dios sin nombre. Ellos se conformaban en esto con los principios de la verdadera teologia, la cual confiesa al Dios verdadero inefable, y cree que ninguno es capaz de nombrarle ni dignamente, ni con propiedad.” (Dupleix. Memoires des Gaules. Lib. 2 cap. 41)
Prueba tambien este resto la casta pura todavia de los Iberos sin mescla aun del celticismo; y nos evidencia otro distinto origen. La mayor parte de historiadores franceses hablan de politeismo celto-galo, apoyados en el testimonio de Cesar, Estrabon Diodoro, Mela y Lucano. Romey cuya autoridad no puede sernos dudosa en este concepto, hablando de la religion de los celtiberos antes de verificada la mescla, dice: “Sobre el promontorio Cúneo (cabo de Sta Maria) habian levantado estos pueblos monumentos de forma peregrina…”
“Artemidoro, dice Estrabon, añade que el supuesto templo de Hercules que alli enseñaban es una ficcion ideada por Eforo; que no hay aras dedicadas a Hercules ni otra divinidad; que solo en algunos parajes se hallan tres ó cuatro piedras, unas encima de otras; que cada ve que arribaban los navegantes a tenor de una antigua tradicion vinculada en las familias, desbarataban las piedras y las mudaban de asiento; que se limitaban a dirigirle oraciones, pero que no les era licito sacrificar en aquel sitio ni desembarcar mientras llovía, suponiendo que durante este tiempo lo ocupaban los dioses; que aquellos que solo estaban alli por curiosidad pasaban la noche en una aldea vecina… Es positivo que se hallan piedras semejantes en muchos parajes de Europa y Asia. Tan extraños monumentos, dice Pausanias, nos parecen aras, erigidas a los dioses que imperan a los vientos. Y tales monumentos, aunque no autorizan para creer que el druidismo fuese la religion de los celticos, parece referirse sin embargo al antiguo culto religioso de los galos, y acaso sean en realidad monumentos druidicos…” (Romey. Hist. Esp. Tom. 1 fol. 16)
“Sin embargo, muy bárbaros debian ser todavia (los Turdetanos) absortos en sus apreenciones y sin tributar su culto mas que a dioses desconocidos y sin forma humana, horrorizandose con las divinidades que intenconnaturalizan con los estrangeros. En cuanto a la religion de los Galaicos, dice Estrabon, que en su tiempo no tenian ninguna, sin duda porque no tributaban culto alguno a las divinidades de la teogonia pagana…”
“Parece que la religion de los celtiberos fue la de los galos primitivos, alterada quizas con algunas supersticiones que les llegaron de Oriente. Lo que consta en este punto es poquisimo; sacrifican, dice Estrabon, todas las noches de plenilunio delante de sus puertas a un dios sin nombre; y pasan toda la noche bailando con su familia.” (Estrabon Lib. III c. 4 – Romey fol. 15, 18, 24)

Nota N 4. pag. 29

Que la pesca y salazon es muy antigua en las cosas meridionales de la Peninsula, y que la iban alli a buscarla de muy lejos, nos lo espresa muy bien Romey.
“Muchas ciudades en tiempo de los Fenicios llegaron a florecer por su comercio, como Malaga y Cordoba. La primera, tan conocida en el dia por sus viñedos y su vino estomacal lo era entonces por su pesca salada que iban a buscar desde muy lejos. Este comercio de salazon no se hacia absolutamente en la ciudad sino en una islilla vecina, segun el regimen saludable de los Fenicios de plantear sus mercados fuera de las poblaciones. Malacha, en griego  griego, la ciudad de las salazones. Malach en hebreo, y sin duda en Fenicio, significa salar. (Romey fol. 33)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 70-71]

Páginas 70 y 71 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

El celebre hebreo Benjamin en su itinerario hace mencion de la muralla espresada, considerandola Anacaea o Griega; lo que le valió a este erudito observador el titulo de visionario por los criticos modernos. Benjamin observó en la construcción de esta muralla, y tal vez en otras que habrán dejado de existir, una diferencia muy marcada con relacion a las obras romanas que existian en esta ciudad; unicamente pudo equivocarse este sabio en los caracteres considerandolos griegos: esto nada tiene de extraño porque en su época no se tenia aun conocimiento de los alfabetos celtiberos y podia muy bien confundirlo, o mejor dicho, tomarlo por uno perteneciente a alguna de las naciones que habian existido en la Peninsula. Sin embargo, debemos confesar que observó lo que nadie antes ni despues de el habia observado, y creemos hacerle una justicia consignandolo aqui.
Esta muralla se compone de 19 filas de sillares almohadillados, que describen otras tantas líneas horizontales paralelas al terreno cuyas sinuosidades siguen produciendo el mas bello efecto. En el centro de este fracmento se observa un portillo ó brecha abierta por el ariete. Al falsear la muralla por su pie, los sillares fueron abajo; las dos lineas superiores faltandoles el apoyo cedieron y quedaron apuntadas describiendo una curva en la linea recta espresada, de modo que forma un portillo circular, por donde regularmente entrarian los enemigos. Este fracmento es digno en todos conceptos de ser estudiado.
Finalmente concluiremos esta nota sobre la antigua civilizacion Española con la relacion de Herodoto que cita Romey y que confirma lo que tenemos dicho anteriormente.
“Un bagel de Samos, dice, cargado de mercancias de Egipto, mandado por un piloto llamado Coleo, sea por su albedrío o por un viento recio del nordeste, habia pasado el estrecho y llegado a Tartesio segun se refiere Herodoto. Tartesio es palpablemente aqui un nombre generico dado a la Betica occidental, y Herodoto por otra parte no nombra el paraje fenicio a donde aportó Coleo; solo añade que ningún griego le habia precedido. En este puerto, sea el que fuere, los Samios fueron bien recibidos, y vendieron en el sus mercancias por sesenta talentos. Ufanisimo con tan rica ganancia, consagraron el decimo a Juno, le mandaron hacer una gran copa de bronce a lo Argos, adornada lateralmente con cabezas de grifos, la cula, sostenida por tres colosos de bronce de siete codos de alto, era uno de los realces del templo de la Diosa.” (Herodoto Lib. IV Cap. 152)
“Esto da a conocer que en su patria habia artifices tan adelantados como en los demas paises. ¿Pero, hallaron los de Samos en Tartesio un templo ya consagrado a Juno, ó lo hicieron construir? Esto es lo que no cabe deslindar por la relacion de Herodoto. El padre de la historia añade que los Samios llegaron también a Tartesio, al mismo tiempo que los isleños de Tera enviaban una colonia bajo las ordenes de Bato, a fundar a Cirene en Africa, esto es, 704 años antes de la era Cristiana.” (Romey Tom. 1 fol. 36)
“Sin embargo las naciones vecinas a Emporio (Ampurias en las costas de Cataluña) que habian visto con algun recelo a una cuadrilla de estrangeros establecerse en Rosas a viva fuerza, se airaron con la nueva invasión de los Foceos. En frente de su depósito se hallaba sobre el continente una ciudad con un puerto bastante bien abrigado habitado por los indigetas. Los Foceos intentaron usurpar el territorio de los indigetas; pero estos por su parte los rechazaron esforzadamente y con tal teson, que solo tras sangrientas guerras se vino a concluir un tratado entre ambos pueblos. Los indigetas cedieron a los griegos una parte de su ciudad con la precisa condicion de que mediaria una valla de incomunicacion entre nacionales y advenedizos. Convenido tan extraño ajuste, tomaron posesion los Foceos de la parte de la ciudad que les habian concedido la cual no tenia mas que


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 68-69]

Páginas 68 y 69 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

una cavidad ó hueco, dentro del cual existian en el mejor estado de conservacion, gran cantidad de medallas celtiberas de diversos tamaños, pero iguales anversos y reversos. Tuvimos la proporcion de adquirir parte de ellas y para certificarnos de la singularidad de este hallazgo, fuimos al dia siguiente a examinar dicha cavidad y en nuestra presencia se encontraron aun algunas medallas mas. Realmente el hueco no tenia relacion alguna con el exterior, y desde la colocacion de las espresadas medallas se habia formado la roca, cerrando hermeticamente dicho hueco, lo que supone en nuestro concepto, aun que profanos en la ciencia geologica, una antigüedad muy remota. Algunas de ellas muy gastadas por el roce indican la circulación que sufrieran antes de su colocacion; otras cubiertas de un barniz verde, estan perfectamente conservadas y de un hermoso tipo; y finalmente en algunas se observa una especie de caries, como el que producen ciertos insectos en los libros viejos, fenomeno digno de ser estudiado por los quimicos.
Este prodigioso número de medallas encontradas en la Peninsula indican con evidencia el comercio que existía entre cada una de las castas o familias de una misma lengua o dialecto, y sus tipos manifiestan el verdadero origen del pueblo Español, mejor que el dicho de los escritores antiguos porque son contemporaneos segun demostraremos en la nota N. 11 cuando se hable del origen del pueblo Ibero.
Ademas de las medallas, se han encontrado en varias poblaciones de España, vasos y piedras labradas con inscripciones celtiberas, cuya descripcion omitimos por ser ya muy conocidos por los anticuarios; pero la obra mas considerable sin duda que existe en la Peninsula y desconocida hasta el dia es el trozo de muralla Celtibera perfectamente conservada, de 80 varas de largo y 54 palmos de altura, de piedra de silleria almohadillada que existe en esta antiquisima ciudad, edificada sobre el muro ciclopeo. En cada uno de los sillares que la componen, se ve profundamente esculpida una letra del alfabeto celtibero como simbolos iberos2.
No sabemos el objeto que se propusieron los coetanos al entallarlos en los sillares: opinamos que no será para la colocacion ú orden de las piedras porque las letras estan alternadas y muchas tergiversadas de arriba abajo.
Sabido es que los Griegos ocuparon unicamente en las costas de Cataluña a Ampurias y Rosas; y que las ciudades de la costa hasta la Zacynto o Sagunto parece se resistieron a estos nuevos huespedes, conservando su independencia hasta la venida de los Romanos. (Avieno nombra algunas de ellas que han ya desaparecido, tales como Hilactes, Histra, Sarna y la esclarecida Tirica, en la que Romey cree reconocer el primitivo nombre de Tarraco “…fuere propter civitates plurimae quippe hic Hilactes, Hystra, Sarna et nobiles Tyrichae stetere…” Avien Orae marit V.492.) Esta ciudad que por sus fortificaciones se hizo tal vez respetar de los Griegos, dueños ya de Ampurias y Rosas, debia ocupar sin la menor duda un rango sobresaliente en la civilizacion Ibera antes de la venida de aquellos, segun puede colegirse por el fracmento citado; por su puerto que segun todas las conjeturas encontraron ya fabricado los Romanos; por un profundo pozo descubierto en el siglo XV; (Tito Livio hablando del puerto de Tarragona dice “despues de prolongado el imperio de P. Scipion por el Senado, fue enviado al puerto de Tarragona con treinta naves largas y ocho mil soldados, siendo recibidos con gozo de los naturales.” T. Livio decad. 3. lib. 2 cap 8. La construccion del pozo que dejamos citado, y su colocacion, hace sispechar que es anterior a la dominacion Romana. Está practicado en roca viva taladrada la montaña hasta el nivel del mar. Comenzaron formando en la roca un pozo cuadrado que ensancharon luego hasta formar un aposento cuadrangular. En el suelo de este hicieron otro pozo o entrada ensanchandose hasta formar otro aposento igual y exactamente debajo del primero; otra abertura y otro aposento y asi consecutivamente hasta 11 pisos de 15 pies cada uno que forman 160 pies. Las aberturas o entradas estan en orden inverso; todas en un extremo del paralelogramo que forman los aposentos, en el 1º la entrada es á Oriente, la 2º a Occidente, el 3º a Oriente… En el fondo hay una grieta por donde sale un manantial de agua potable. En el dia cierra este pozo una pesada losa.) y finalmente por un vaso de cobre torneado, encontrado en esta ciudad con esta inscripción grabada circularmente en su asiento simbolos iberos3 el cual junto con un fracmento de tapon asimismo de cobre conservamos.


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 66-67]

Páginas 66 y 67 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

miento muy anterior a la venida de los Fenicios nació la diferencia de dialectos y por consiguiente de alfabetos y gramaticas, conforme lo indica Estrabon; y he aquí explicado por que son distintos los dos alfabetos.
Dijimos al principiar esta nota que todo induce a creer que los Iberos tuvieron relaciones con otro pueblo civilizado, y que de ellos provino la primera semilla de la cultura Española; ademas de los datos que hemos reproducido pertenecientes a la escritura, tenemos aun otra prueba manifiesta en los fracmentos Nos 12 y 12 vis. En el observamos entre los hierogramatas las simbolos iberos iguales o muy parecidas a las mismas del alfabeto celtibero: esto podia ser accidental y no produciria prueba cuando no hubiese otras circunstancias que lo apoyaran; pero en el caso presente robustece nuestra opinion hasta el punto de conjeturar que a la venida de los Egipcios, los indigenas recibieron el primer germen de la civilizacion y cultura, y con ellas la idea de la escritura como de los mismos la recibieron los Fenicios, y pudieron lo mismo que estos modificar la escritura hierogramata con la alfabetica. Los hierogramatas son por decirlo asi, un termino medio entre los geroglificos y la escritura Celtibera, como esta es a nuestro entender la transaccion entre aquellos y el alfabeto comun. De esto tenemos una prueba evidente en las letras xucladas y ligadas tan comunes en la escritura Celtibera y Turdetana.
Considerando pues a los Egipcios como introductores de la civilizacion en la Peninsula y tomando los años Iberos de tres meses que es el minimum segun opina Masdeu tenemos que esta civilizacion podia con lentitud desarrollarse en España, y a la venida de los Fenicios encontrar a este pueblo en un estado avanzado de cultura. Con este sistema que creemos muy racional, nos parece haber combinado la civilizacion Ibera con los años que cita Estrabon y con la venida de los Fenicios y Griegos que la perfeccionaron a ejemplo de sus respectivos paises.
Vayamos ahora a los monumentos como una prueba fisica de esta civilizacion, comenzando por las medallas llamadas desconocidas o primitivas españolas. Hemos visto por el texto de Estrabon que la cultura estaba seis mil años antes extendida por toda la Península, y aun cuando no lo dijera asi este sabio escritor lo manifestaria el numero de ciudades Iberas que acuñaron moneda en una epoca que aun no ha podido determinarse con certeza. Algunos sabios opinan que los Españoles las tomaron de los Fenicios, y otros como D. Juan Bautista Erro las considera oriundas Españolas. Las mismas razones que apoyan la prioridad de la escritura en la Peninsula, pueden alegarse en el origen de las medallas; y las observaciones que con este motivo aduce el Señor Erro son de algun peso. La multitud que de ellas se descubren diariamente y las que se han encontrado; la variedad de tipos e inscripciones que atestiguan los diversos pueblos que las acuñaran, la mayor parte en el interior que como tenemos dicho sin noticia quizas tuvieron de la existencia de los Fenicios, nos autoriza a creerlas anteriores a ellos.
Sus tipos ciertamente nos manifiestan la proximidad y distancia relativa de los pueblos ocupados por los Fenicios y Griegos, pero siempre conservan el caracter nacional. Antes de la venida de las dos naciones espresadas y durante su dominacion, la España gozó de una paz inalterable y de un clima aproposito para el desarrollo de la civilizacion, que bien pronto retrogrado con la entrada de los Celtas, Cartagineses y Romanos de lo que dan una prueba palpable las medallas punicas de Abdera hoy Adra, las bilingües y la mayor parte de las coloniales en tiempo de los cuatro primeros Emperadores.
Entre la coleccion de celtiberas poseemos algunas primorosamente grabadas, que harian honor al mejor artista moderno, y como la adquisicion de ellas es muy singular por las circunstancias que acompañaron su hallasgo, creemos necesario consignarlas aqui en apoyo de nuestra opinion.
Hace poco menos de un año, que en una cantera que se esplota en un cuarto de legua al N. de esta ciudad al arrancar con cuñas un pedazo de peña sumamente compacta para labrarla, observaron los operarios