Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 12-13]

Páginas 12 y 13 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

jas, simbolo de la dulzura. Dentro del espiral hay varios signos, al parecer zodiacales para indicar sin duda los nueve meses del embarazo; y el fuego con alas que se ve debajo, será tal vez el emblema del fuego de la sensualidad. Para hacer mas demonstrativo el cuadro de la primera generacion, se ven dos palmeras de distinto sexo; y bien sabido que jamas fructifican sin recibir mutuamente sus emanaciones; que en esta hay ademas el contacto fisico por el cruzamiento de sus palmas.
Creemos ver asi mismo el buen y mal genio en figura de serpientes, á imitacion de la que nos habla el Génesis. La representacion del buen genio en figura de serpiente con cabeza humana, parece que tuvo su origen en Egipto, y conocido posteriormente por Agato-demone. Coronando por fin la parte superior del cuadro un fracmento de Zodíaco y parte de un arco compuesto de estrellas con el sol en el centro vivificando con sus rayos al Universo, y los recibe á su vez de la divinidad demostrada en el trozo siguiente que vamos á describir.
Tres triángulos reunidos por su base en forma de pentágono sin principio ni fin es el único objeto de este cuadro. En el centro de cada uno de los espacios que dejan el cruzamiento de los triángulos, hay otros tantos ojos, emblema de la eterna sabiduría. En los vértices de los cinco ángulos hay cinco brazos derechos adornados con alas, para manifestarnos sin duda la omnipotencia divina, y la celeridad ejecutiva de su voluntad. Entre uno y otro, rayos y centellas; atributo, que en todas épocas y religiones ha acompañado á la divinidad superior. En el espacio inferior hay unos rayos de luz que sin duda tenian relacion con el sol del fracmento anterior. Finalmente, varias estrellas diseminadas nos indican el empireo, lugar que siempre ha sido considerado como la mansión del Ser supremo. Sensible es que no se haya encontrado la continuacion de estos fracmentos, pues nos hubiesen demostrado tal vez algun otro pasage de la escritura, anterior al Pentateuco. De todos modos creemos que es un original é interesante fracmento, digno