Necrología: D. Buenaventura Hernández y Sanahuja

A continuación os adjunto una necrología de Buenaventura Hernández y Sanahuja escrita por Eduardo Saavedra el 9 de Noviembre de 1894. Extraído de la página web Cervantes Virtual.

Necrología: D. Buenaventura Hernández y Sanahuja

Eduardo Saavedra

I

Ninguna ciudad de España aventajó á Tarragona en el número, antigüedad é importancia de sus monumentos. La maza y la tea de irritadas soldadescas, el furor de turbas desatentadas, la súbita trepidación del terreno, la terrible explosión de la pólvora encerrada en almacenes ó en hornillos, han ido arrojando al suelo durante siglos y siglos el alto muro, la soberbia arcada, la airosa columna, la elegante estatua; cada vez que la ciudad renacía de sus cenizas, los ya inservibles edificios de otras edades brindaban al industrioso poblador con materiales preparados para las nuevas construcciones, y con todo, tantas y tan repetidas causas de destrucción no han sido bastantes para borrar esos vestigios de lo pasado, que imponen el asombro en el ánimo menos prevenido y en el menos cultivado entendimiento. Así fué que antes de mediar el siglo XVI, Juan Armengol, tarraconense, tomaba de los originales y enviaba á D. Antonio Agustín, residente á la sazón en Roma, una buena colección de inscripciones latinas, perdidas ya muchas de ellas, y los restos del circo, del anfiteatro, del pretorio, del acueducto y del recinto fortificado, sugirieron al letrado y caballero Micer Luís Pons de Icart la composición del Libro de las grandezas y cosas memorables de la ciudad de Tarragona, impreso en Lérida en 1572. Pero en aquel tiempo y aun mucho después, la admiración y el encomio satisfacían por completo las modestas ambiciones de los eruditos, y puede decirse, que no obstante las estimables tareas á que varias personas doctas se dedicaron desde mediados del pasado siglo, poco ó nada se iba adelantando en punto á la historia de la capital de la España Citerior. Para rehacer su grandiosa figura fué preciso que las apremiantes necesidades de la vida moderna levantaran con el azadón y el barreno las espesas capas del polvo bajo que yacían los despedazados testimonios del esplendor antiguo. Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 56-57]

Páginas 56 y 57 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

tar á uno sobre una barca por creer, que no era propio de los dioses el andar sobre la tierra; y en el mismo Egipto tuvo origen la fabula de la barca de Caronte que formaba parte de su religion. (fracmento nº. 4.)
Ademas, el enlace que existe entre la historia antigua; la mitologia y las crónicas de todos los pueblos del Mediterráneo, da motivos suficientes para creer que algo de verdad existiria en estas fabulas. La tradicion supone, que la isla de Creta fue poblada por los Egipcios: En Norva, Cortona y Volterra en el Lacio y Etruria se encuentran ruinas de construccion ciclopea; las mismas se observan en Arpino, Segui y Alatri en Italia: En la Giganteya de la isla de Gozo en Malta: Los Nuraguas en Cerdeña; y los Talayots en las Baleares se ve igual fisonomia; y en especial en los muros de Acropolis de Tirinto en la Argolia es en donde se ve el caracter titanico de la edad heroica, y en todos poco mas o menos, conservan iguales tradiciones; siempre figura como el héroe principal un Hercules.
Los griegos en su constante afan de apropiarselo todo hicieron suyo este Hercules, trasladando la mayor parte de sus hazañas en el Peloponeso. En la antigua Tirinto, hoy Nauplia, cerca de Argos, suponen que se crió. Alli trajo los bueyes robados en España á Gerion. En la selva Nemea si hemos de darles credito, mató el leon; y finalmente, á ellos debemos esta confusion historica embrollada en tantas fabulas; pero es preciso confesar, que á estas mismas fabulas debemos sin duda la conservacion de la historia primitiva, que de otro modo estaria sumida en la negra obscuridad de lo pasado.
Concretandonos á España, los antiguos geografos la apellidaban Hesperia, país de poniente por su situacion geografica al Este con respecto á Egipto, y esta denominacion tal vez originó la fabula del jardin de las Hespérides hijas de Hespero, uno de nuestros reyes fabulosos, y las manzanas de oro robadas por Hercules. (fragmento numº. 9.)
Las célebres columnas de Hercules y su templo en Gades, las murallas herculeas de Tarragona, los sepulcros labrados en roca viva