Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 78-79]

Páginas 78 y 79 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N. 6. Pag. 32

Los muros ciclopeos de Tarragona, que como tenemos dicho forman la base de la actual fortificacion, están compuestos de enormes peñas colocadas sin mas regla arquitectonica que el plomo y el cordel, descansando inmediatamente sobre la roca. En ninguno de estos peñascos se observa la menor señal de herramienta que indique haber sido arrancadas por el arte, sino piedras que encontradas en la superficie de la tierra, fueron acarreadas alli a fuerza de brazos. Generalmente varia su elevacion de seis a diez pies del nivel del suelo, y encima de esta tosca obra está asentada la muralla romana: sin embargo, tres fracmentos se conservan en el mismo estado que la dejaron sus constructores, y forman el tipo de la elevacion y figura que esta tenia cuando entera, que es once varas, y los pedruscos van gradualmente disminuyendo su tamaño a proporcion que se eleva la muralla.
Su perímetro, suponiendo que en la actualidad solo rodea las tres cuartas partes de la ciudad alta, es de 1850 varas. Antiguamente segun Micer Pons de Icart, llegaba hasta la desembocadura del rio Thulcis o Francoli que tanta celebridad tenian sus aguas en tiempo de los romanos para el blanqueo de los linos (el río Subis, Tulcis o Francoli desemboca en el mar a corta distancia de los muros de Tarragona. El Sr. Romey lo coloca equivocadamente en los Ausetanos, y lo hace afluente (confluente dirá) del Rubricatus o Llobregat, del que se halla separado 13 leguas en su menor distancia. El Francoli nace y fine en la Cosetania y Plinio hablando de el dice “…regio Cosetania flumen subi Colonia Tarraco.” Segun Ptolomeo la region de los Ausetanos en donde Romey coloca el Francoli compreendia parte del provincia de Gerona. Entre los Ausetanos y Cosetanos se interponian los Iacetanos, los Castellanos y los Laletanos. Mela dice “…Tulcis eam modicus amnis subit: ingens Hiberus Dertosam attingit.”) é incluia dentro de su circuito, el espacio que ocupa la moderna poblacion del puerto; pero en el dia no quedan mas que leves vestigios. Aun se conservan seis puertas ó entradas compuestas cada una de seis pedazos de peñas que forman las jambas y una de larga encima que sirve de lintél, identica al dibujo de los fracmentos Nos 11 y 13. Protegen a tres de las dichas puertas otras tantas torres cuadradas de la misma construccion; y las otras tres habrán desaparecido en alguno de los muchos trastornos que ha sufrido esta antiquisima ciudad. La forma irregular de estas salidas no permite suponer que fuesen cerradas con puertas de madera ó piedra labrada como las de la acrópolis de Tirinto, sino con otras piedras atracadas a ellas como se observa en el indicado dibujo.
La grandeza de esta inmensa muralla cuando completa, pone de manifiesto la multitud de gente que debia estar ocupada en su construccion, y la fuerza material que debian emplear para transportar aquellas moles: la rudeza de la obra indica la precipitacion con que fue edificada; y las torres en los ángulos con las puertas inmediatas a ellas, un principio militar, o tal imitacion de alguna otra que les sirviera de modelo, que supuesta su remotisima antigüedad anterior sin la menos duda a cuantas existen de su clase en España, Italia y Grecia hace suponer seria de Egipto. Hasta el presente ha sido esta muralla objeto de mil investigaciones para descubrir sus verdaderos fundadores, que los dibujos del monumento nos demuestran ser egipcios.
Los estrechos límites de una nota no permite estendernos en una detallada descripcion, pero en su construccion vemos mucha analogia con otras obras Pelasgicas de Italia y Grecia, robusteciendo la opinión que tenemos formada del origen comun de los pueblos del Mediterraneo.
Romey sobre este punto dice “En el tiempo en que se asoma la existencia de Cadmo y Danao (1482 años antes de J.C.) que fueron los primeros que se encargaron de introducir en la Grecia las luces y las artes del Egipto y la Fenicia, el pueblo habitaba el Peloponeso, el Atica y la Beocia, probablemente del mismo linaje que los demas habitantes del Occidente hasta el estremo de España era aun de los mas barbaros y cerriles…” (Vease la nota N. 14.)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 58-59]

Páginas 58 y 59 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

cerca de Olerdola en Cataluña, de un caracter puramente egipcio; (14) el templo junto á Antequera, conocido del vulgo por “cueva de mengal” y finalmente los toros de guisando, el puerto de ponto du porco, y los animales de piedra cárdena en la calle real de Toledo, que no seran otra cosa que rudas imitaciones del buey Apis revelan un origen egipcio mas ó menos degenerado. Estas obras que nos restan de tan remota época, sin contar las muchas que se han destruido, hablan en nuestro concepto mas que tantos historiadores cuyos escritos se contradicen á menudo; y el que mas escribio dos mil años despues de estos sucesos: Ademas, en gran parte son griegos, cuyo solo nombre basta para hacerlos mirar con prevencion, ó romanos que copiaron á estos.
Reasumiento pues lo que tenemos dicho, consideramos por las conjeturas y las tradiciones, que no deben ser despreciadas, que la poblacion nos vino con lentitud del Asia por las costas del Africa, originandose el pueblo Hero, y que hay muchas probabilidades para conceptuar igual origen á todo el litoral del Mediterraneo. Que los egipcios se anticiparon á los fenicios á visitar nuestro suelo, lo evidencian los monumentos que dejamos arriba citados, las cronicas de todos los paises del Oriente y mediodia de Europa, y finalmente, el sepulcro descrito, que se remonta á la primera época después de la dispersion humana, deducido por los geroglificos, deidades y caracteres. Que no fue trasladado á nuestro país, sino colocado en él por el pueblo que lo construyó; 1.º por las capas intactas de terreno de aluvion, que los siglos habian depositado sobre él: 2.º, por las incrustaciones formadas en su superficie, que denotan la larga fecha desde su colocacion. 3.º, por el pavimento romano que lo cubria; demostrando que pasó desapercibido á estos conquistadores, edificando sin examinar lo que existia debajo: 4º, por las representaciones historicas y mitologicas que al parecer tienen intima relacion con las cronicas de nuestro país, en especial los fracmentos 11 y 13 con Tarragona: 5.º, por el caracter de las piedras de que está compues-


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 50-51]

Páginas 50 y 51 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

enjambres de merodeadores hacian incursiones lejos de su país, que llamaban espediciones, como á las violencias y robos, hazañas; y á los que las hacian, héroes: Alguna de estas espediciones citadas hubo de alcanzar á España, sea corriendose, como los primeros pobladores, por el litoral del Mediterráneo, sea embarcados, que es lo mas probable, siguiendo el curso de las aves. (Fracmento numero 10) A lo que parece habian ya sido precedidos por otros, pues los naturales escarmentados, a pesar de las señales de paz con que anunciaban su venida, los recibieron hostilmente (fracmento numero 13B) y estos recien venidos constituyendose protectores de los naturales contra las violencias de los opresores (fracmento nº. 7, y 13E) dio sin duda origen á la historia de los Geriones, que vinieron del Africa á tiranizar el pais (Pujades, Cron. de Cataluña lib. 1º, Cap. XVIII y XIX)
Las crónicas hacen subir estas espediciones a tres; bien puede ser esto cierto, aunque la tercera efectuada por Harracon o Thearca, la suponen en una epoca tan reciente, que no dudamos que en esto haya una equivocacion de fechas, y que los sucesos referidos en las tres, hubiesen acaecido en una sola. Los historiadores refieren que Hercules robó á Gerion los rebaños de bueyes (fracmento nº. 13D) y libró al país de sus tiranías; por lo qué, agradecidos los de Gades (fracmento nº. 13) hicieron sacrificios y le erigieron un templo, que tuvo gran celebridad, y del qué habla mucho la historia antigua.
Luego fueron internandose al oriente de la Peninsula, y los indígenas temerosos de los exesos y violencias que cometían á su transito, abandonaban sus hogares, llevando consigo lo mas precioso que poseían. (Fracmento nº. 10)
La primera poblacion de la peninsula, estaba dividida, como tenemos dicho, en tribus ó rancherías, y esta subdivision, que favorecia la situacion quebrada del país, duraba aun á la venida de los romanos. Los habitantes de la derecha del Ebro, entre este y los Pirineos, tuvieron con tiempo noticia de que esta grande espedicion se dirigía á su país, y trataron de conjurar la tempestad que les amagaba de cerca, á cuyo fin, reunidos los hombres de estas


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 38-39]

Páginas 38 y 39 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

te debian practicar se hubiesen mezclado las capas de aluvion, y, como tenemos dicho, estas capas estaban intactas cuando las vimos, y describian unas largas lineas paralelas. Finalmente, nos prueba que fue colocado allí por el pueblo que lo construyó los pasages representados en él, que tanta coincidencia tienen con los hechos relativos á la primera poblacion de la peninsula, que sin el menor miramiento han sido calificados por los criticos modernos de fabulosos, pasando de un estremo á otro; viniendo este monumento á demostrar la falacidad de los calculos humanos. Debemos seguramente la conservacion de este precioso resto, al pavimento romano que lo cubria, impidiendo las infiltraciones de las lluvias y otros accidentes atmosfericos.
La relacion de aquella gente ruda vino á confirmar la descripción precedente; y á lo que parece, al descubrirse el angulo del monumento de un color terroso, creyeron que seria un pedrusco, y no queriendo salir á los primeros esfuerzos, fueron rompiendolo á pedazos, hasta que, al saltar una de las incrustaciones adheridas á él, puso patente á su vista el mérito de la pieza y la equivocacion padecida, pero irremediable ya. Imposible seria describir las dificultades que nos costó arrancarles esta declaracion, que rehusaban, temerosos del castigo por haber destruido un objeto de tanto merito y valor.
Tampoco fue posible averiguar con certeza la existencia del cadáver, pues como mezclaron la tierra de arriba abajo, los restos de este se confundieron en tal caso con los de los ingleses, y juntos fueron recogidos sin poder sacar en limpio otra cosa. Es indiscutible que era sepulcro y no cenotafio por el deposito de asfalto que se observa en uno de los angulos de la pieza numº. 13 en donde quedaron impresas las señales de la tela ó sudario con que estaba amortajado como ya tenemos dicho.

En qué época fue construido?

Problema es este de dificil solucion. Ciertamente seria de un interés incalculable para la historia si pudiera determinarse con exactitud


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 28-29]

Páginas 28 y 29 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

momia en su vientre, el centro comun de la especie humana, los rayos emanados de él, el impulso escéntrico de la primera poblacion, y finalmente los fantasmas y murcielagos, la oscuridad emblematicamente de la tierra antes de ser poblada. Estas conjeturas, que no pasan de tales, son hasta cierto punto confirmadas por las figuras que forman, por decirlo así, el marco de este cuadro; y aunque al parecer sus pasages son inconexos, tienen en nuestro concepto intima relacion entre sí, especialmente si se considera que los hierográmatas supliran sin duda lo que falte.
En su parte superior se ve á un sacerdote sacrificando en una tosca ara sin idolo alguno, que evidentemente manifiesta la religion primitiva con la sencillez de los primeros tiempos. (3) Las antorchas llevadas por las doncellas ó sacerdotisas pueden indicar tambien los sacrificios nocturnos dirigidos á la luna, que graves historiadores suponen fue la primera y mas constante religion de nuestros primitivos pobladores. La fractura del marmol nos impide ver la confirmacion de este aserto. Al lado siniestro se ven dos piraguas tripuladas de gente armada intentando un desembarco pacifico, pero son recibidos hostilmente por los indigenas desnudos. ¿Seria este el Gerion de las antiguas crónicas, que pasando del Africa á nuestro país vino á tiranizarlo? Estas piraguas siguen al parecer una linea de atunes, y tal vez los guió á España el objeto de la pesca, tan abundante en nuestras costas meridionales. (4) Debajo de las figuras hay una linea de hierográmatas.
El cuadro inferior está dividido en dos partes por un arbol; el derecha, siguiendo el modo de escribir oriental, que sin duda tendrá relacion con los caracteres que hay debajo, se ve á Hércules robando los bueyes á Gerion. (5)
A la izquierda hay unos egipcios construyendo la muralla ciclópea, que como dijimos en el fracmento nº. 11, tiene tanta semejanza con las de Tarragona, y este monumento interesante nos evidencia cuales fueron los constructores de estas célebres murallas, objeto por tantos siglos de vanas investigaciones y encontrados pareceres. Tal vez en breve podamos in-


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 26-27]

Páginas 26 y 27 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

mente cuadrada, del mismo ancho del fracmento numero 11, esto es, 18 ½ pulgadas de lado. En el centro tiene embutido á modo de mosaico, otra pieza cuadrada negra y brillante como el azabache, de 8 ½ pulgadas en cuadro. Al parecer, este fracmento ocupaba el centro del fondo del sepulcro, y la pieza negra, llena de objetos simbolicos, fue construida por un habil artista. Asi lo atestiguan la perfeccion de las formas y la delicadeza de sus perfiles, diestramente esculpidos en el marmol que contrasta singularmente con la rudeza de los dibujos que la rodean; y hace evidente que este sepulcro fue trabajado á un tiempo por distintos artistas.
En medio de la pieza negra hay entallada una figura ó momia de marmol blanco, con los brazos cruzados, imitando tal vez al cadaver de que era objeto el sepulcro. La cara la forma otra pieza embutida de marmol de color carne tostado. Esta momia está tendida sobre una piel de leon perfilada de blanco sobre el marmol negro, rodeada de rayos. A los pies hay dos peveteros que despiden perfumes y producen unos insectos como abejas describiendo una elipse alrededor de la momia y piel, y al parecer la defienden de unos génios maléficos que la rodean de rara figura, y arrojan rayos por la boca. En los dos ángulos inferiores hay embutidas dos lloronas de marmol asi mismo blanco como las demas figuras. (2)
Dificil seria esplicar la significacion de estos emblemas, que ya podrian las abejas indicar algun dios tutelar de este individuo ó casta, defendiendo con sus cuerpos á su protegido, de las influencias malignas de aquellos vampiros; ya tambien podria ser la mistificacion del Hercules, que entre los egipcios era sinónimo del sol, ahuyentando con su presencia las tinieblas, para indicar emblemáticamente la civilizacion que como la luz material nos vino de oriente á occidente. Entonces tendriamos demostrado el oriente en los peveteros y perfumes, y en la abejas las generaciones producidas en aquella region, que poblaron el continente africano. Las abejas entre los egipcios simbolizaban á las colonias, y asi se traduce en los geroglíficos. El sol que lleva la


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 24-25]

Páginas 24 y 25 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

eran perfectos dibujantes, eran por lo menos hábiles artifices. Ocupa todo el fracmento un buey delante de una ara encendida. Este animal compuesto de jaspes perfectamente unidos entre sí, está embutido dentro del marmol blanco. Para completar la semejanza con el buey Apis tiene en la frente una mancha blanca, accidente natural que forma la pieza de marmol que compone la cabeza. La ara es asi mismo de jaspe en su base, y el neto es de marmol, con unas vetas paralelas horizontales, muy vistosa, embutido asi mismo en el marmol blanco.
Este fracmento no está cortado en angulo recto. Hemos visto en el numero anterior el tipo del ancho del sepulcro, tal vez en la parte superior se ensanchaba para que cupiese con mas comodidad los brazos del cadaver. Los jaspes de que se componen el buey y la ara son del país; prueba evidentisima que fue construido en el mismo lugar en que se encontró. Tenemos recogidas para evidenciarlo algunas piedrezuelas enteramente identicas á las empleadas en este monumento.
Sobre el buey se ven una linea de hierográmatas interrumpidos por la fractura del marmol, en los qué observamos una semejanza muy marcada en algunas de las letras del alfabeto celtibero. En otro pequeño fracmento muy parecido al anterior se ven asi mismo parte de unos caracteres con la misma circunstancia, y da fundadas sospechas para creer, que los primeros inventores de la escritura en la Peninsula fueron los egipcios, y no los fenicios como generalmente se cree, que solo perfeccionaron la civilizacion íbera.

Fracmento Numº. 13.

Por fin llegamos al ultimo fracmento adquirido, y tal vez el mas interesante de cuantos hemos descrito, porque á un tiempo comprueba lo que tenemos consignado en la relacion precedente, y nos autoriza á congeturar que su espacio contenia una mómia ó cadáver perteneciente, sin que podamos dudarlo, á algun gefe ó caudillo de aquella gente; un Hércules de aquellos remotos tiempos. Esta pieza de marmol blanco, como todo el monumento, es perfecta-


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 22-23]

Páginas 22 y 23 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

contacto entre estas dos naciones, y manifiesta palpablemente que todos los pueblos primitivos tienen un origen comun, y que las costumbres de estos pueblos en su principio eran muy análogas porque aun distaban poco de su origen, hasta que influyera en su carácter, color y costumbres la accion del clima en donde vivieran. Estas observaciones son de mucha importancia para el estudio de este y otros monumentos de epocas desconocidas.

Fracmentos pertenecientes al fondo.

Fracmento Numº. 11.

Este trozo está entero, grabado en una sola faz, tiene 18 ½ pulgadas de largo, que forma el tipo del ancho del sepulcro, igual ancho que demuestra el fracmento numº. 7, suponiendo que el cocodrilo forma centro en el dibujo, y pertenecería sin duda á la parte inferior como indicaremos en el fracmento siguiente. El centro y la mayor parte de la pieza lo ocupan dos lineas de hierográmatas ó caracteres sagrados en perfecta conservacion, y en los dos estremos hay figuras. Las de la derecha consisten en un pastor con su rebaño: Al parecer consulta el curso de la luna y astros dibujados en lo alto. A la izquierda hay una torre cuadrangular y parte de una muralla defendida por gente que arroja saetas a unos hombres desnudos que hay al pie de ella, y la atacan á pedradas. La torre y muro está compuesto de grandes pedruscos que guardan mucha analogía con las murallas primitivas, llamadas ciclopeas, que rodean esta ciudad, y forman la base de la actual fortificacion. Es tal su semejanza, que nos parece ver retratada en el marmol la torre conocida por “la del arzobispo” y el muro que le sigue, con la puerta primitiva, cerrada en el dibujo con dos peñas, distinguiendose muy bien las jambas y el dintel, asi como en aquellas, compuesto de un solo peñon.
Omitimos por de pronto hacer comentarios sobre ella, aplazandolo para el fracmento numero 13, en que volveremos á encontrarla.

Fracmento Numº. 12.

Este trozo nos evidencia, que si los egipcios no