Carta 11ª del Capítulo 1º del Legajo nº 12 – (Pág. 2)

Página 2 de la undécima carta contenida en el capítulo 1º del Legajo nº 12 de la Colección de Antonio Delgado y Hernández del Fondo Antiguo de la Universidad de Sevilla.

En esta carta del 12 de abril de 1853, escrita por Antonio Delgado, le comunica a Pedro Sabau sus impresiones de su estancia en Barcelona.

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 78-79]

Páginas 78 y 79 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N. 6. Pag. 32

Los muros ciclopeos de Tarragona, que como tenemos dicho forman la base de la actual fortificacion, están compuestos de enormes peñas colocadas sin mas regla arquitectonica que el plomo y el cordel, descansando inmediatamente sobre la roca. En ninguno de estos peñascos se observa la menor señal de herramienta que indique haber sido arrancadas por el arte, sino piedras que encontradas en la superficie de la tierra, fueron acarreadas alli a fuerza de brazos. Generalmente varia su elevacion de seis a diez pies del nivel del suelo, y encima de esta tosca obra está asentada la muralla romana: sin embargo, tres fracmentos se conservan en el mismo estado que la dejaron sus constructores, y forman el tipo de la elevacion y figura que esta tenia cuando entera, que es once varas, y los pedruscos van gradualmente disminuyendo su tamaño a proporcion que se eleva la muralla.
Su perímetro, suponiendo que en la actualidad solo rodea las tres cuartas partes de la ciudad alta, es de 1850 varas. Antiguamente segun Micer Pons de Icart, llegaba hasta la desembocadura del rio Thulcis o Francoli que tanta celebridad tenian sus aguas en tiempo de los romanos para el blanqueo de los linos (el río Subis, Tulcis o Francoli desemboca en el mar a corta distancia de los muros de Tarragona. El Sr. Romey lo coloca equivocadamente en los Ausetanos, y lo hace afluente (confluente dirá) del Rubricatus o Llobregat, del que se halla separado 13 leguas en su menor distancia. El Francoli nace y fine en la Cosetania y Plinio hablando de el dice “…regio Cosetania flumen subi Colonia Tarraco.” Segun Ptolomeo la region de los Ausetanos en donde Romey coloca el Francoli compreendia parte del provincia de Gerona. Entre los Ausetanos y Cosetanos se interponian los Iacetanos, los Castellanos y los Laletanos. Mela dice “…Tulcis eam modicus amnis subit: ingens Hiberus Dertosam attingit.”) é incluia dentro de su circuito, el espacio que ocupa la moderna poblacion del puerto; pero en el dia no quedan mas que leves vestigios. Aun se conservan seis puertas ó entradas compuestas cada una de seis pedazos de peñas que forman las jambas y una de larga encima que sirve de lintél, identica al dibujo de los fracmentos Nos 11 y 13. Protegen a tres de las dichas puertas otras tantas torres cuadradas de la misma construccion; y las otras tres habrán desaparecido en alguno de los muchos trastornos que ha sufrido esta antiquisima ciudad. La forma irregular de estas salidas no permite suponer que fuesen cerradas con puertas de madera ó piedra labrada como las de la acrópolis de Tirinto, sino con otras piedras atracadas a ellas como se observa en el indicado dibujo.
La grandeza de esta inmensa muralla cuando completa, pone de manifiesto la multitud de gente que debia estar ocupada en su construccion, y la fuerza material que debian emplear para transportar aquellas moles: la rudeza de la obra indica la precipitacion con que fue edificada; y las torres en los ángulos con las puertas inmediatas a ellas, un principio militar, o tal imitacion de alguna otra que les sirviera de modelo, que supuesta su remotisima antigüedad anterior sin la menos duda a cuantas existen de su clase en España, Italia y Grecia hace suponer seria de Egipto. Hasta el presente ha sido esta muralla objeto de mil investigaciones para descubrir sus verdaderos fundadores, que los dibujos del monumento nos demuestran ser egipcios.
Los estrechos límites de una nota no permite estendernos en una detallada descripcion, pero en su construccion vemos mucha analogia con otras obras Pelasgicas de Italia y Grecia, robusteciendo la opinión que tenemos formada del origen comun de los pueblos del Mediterraneo.
Romey sobre este punto dice “En el tiempo en que se asoma la existencia de Cadmo y Danao (1482 años antes de J.C.) que fueron los primeros que se encargaron de introducir en la Grecia las luces y las artes del Egipto y la Fenicia, el pueblo habitaba el Peloponeso, el Atica y la Beocia, probablemente del mismo linaje que los demas habitantes del Occidente hasta el estremo de España era aun de los mas barbaros y cerriles…” (Vease la nota N. 14.)