“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 20

Página 20 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 07

Página 07 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 66-67]

Páginas 66 y 67 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

miento muy anterior a la venida de los Fenicios nació la diferencia de dialectos y por consiguiente de alfabetos y gramaticas, conforme lo indica Estrabon; y he aquí explicado por que son distintos los dos alfabetos.
Dijimos al principiar esta nota que todo induce a creer que los Iberos tuvieron relaciones con otro pueblo civilizado, y que de ellos provino la primera semilla de la cultura Española; ademas de los datos que hemos reproducido pertenecientes a la escritura, tenemos aun otra prueba manifiesta en los fracmentos Nos 12 y 12 vis. En el observamos entre los hierogramatas las simbolos iberos iguales o muy parecidas a las mismas del alfabeto celtibero: esto podia ser accidental y no produciria prueba cuando no hubiese otras circunstancias que lo apoyaran; pero en el caso presente robustece nuestra opinion hasta el punto de conjeturar que a la venida de los Egipcios, los indigenas recibieron el primer germen de la civilizacion y cultura, y con ellas la idea de la escritura como de los mismos la recibieron los Fenicios, y pudieron lo mismo que estos modificar la escritura hierogramata con la alfabetica. Los hierogramatas son por decirlo asi, un termino medio entre los geroglificos y la escritura Celtibera, como esta es a nuestro entender la transaccion entre aquellos y el alfabeto comun. De esto tenemos una prueba evidente en las letras xucladas y ligadas tan comunes en la escritura Celtibera y Turdetana.
Considerando pues a los Egipcios como introductores de la civilizacion en la Peninsula y tomando los años Iberos de tres meses que es el minimum segun opina Masdeu tenemos que esta civilizacion podia con lentitud desarrollarse en España, y a la venida de los Fenicios encontrar a este pueblo en un estado avanzado de cultura. Con este sistema que creemos muy racional, nos parece haber combinado la civilizacion Ibera con los años que cita Estrabon y con la venida de los Fenicios y Griegos que la perfeccionaron a ejemplo de sus respectivos paises.
Vayamos ahora a los monumentos como una prueba fisica de esta civilizacion, comenzando por las medallas llamadas desconocidas o primitivas españolas. Hemos visto por el texto de Estrabon que la cultura estaba seis mil años antes extendida por toda la Península, y aun cuando no lo dijera asi este sabio escritor lo manifestaria el numero de ciudades Iberas que acuñaron moneda en una epoca que aun no ha podido determinarse con certeza. Algunos sabios opinan que los Españoles las tomaron de los Fenicios, y otros como D. Juan Bautista Erro las considera oriundas Españolas. Las mismas razones que apoyan la prioridad de la escritura en la Peninsula, pueden alegarse en el origen de las medallas; y las observaciones que con este motivo aduce el Señor Erro son de algun peso. La multitud que de ellas se descubren diariamente y las que se han encontrado; la variedad de tipos e inscripciones que atestiguan los diversos pueblos que las acuñaran, la mayor parte en el interior que como tenemos dicho sin noticia quizas tuvieron de la existencia de los Fenicios, nos autoriza a creerlas anteriores a ellos.
Sus tipos ciertamente nos manifiestan la proximidad y distancia relativa de los pueblos ocupados por los Fenicios y Griegos, pero siempre conservan el caracter nacional. Antes de la venida de las dos naciones espresadas y durante su dominacion, la España gozó de una paz inalterable y de un clima aproposito para el desarrollo de la civilizacion, que bien pronto retrogrado con la entrada de los Celtas, Cartagineses y Romanos de lo que dan una prueba palpable las medallas punicas de Abdera hoy Adra, las bilingües y la mayor parte de las coloniales en tiempo de los cuatro primeros Emperadores.
Entre la coleccion de celtiberas poseemos algunas primorosamente grabadas, que harian honor al mejor artista moderno, y como la adquisicion de ellas es muy singular por las circunstancias que acompañaron su hallasgo, creemos necesario consignarlas aqui en apoyo de nuestra opinion.
Hace poco menos de un año, que en una cantera que se esplota en un cuarto de legua al N. de esta ciudad al arrancar con cuñas un pedazo de peña sumamente compacta para labrarla, observaron los operarios


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 40-41]

Páginas 40 y 41 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

la época de la ereccion de este monumento. Dificil de resolver, repetimos, pues cualquier cosa que se diga para probarlo será mirado con prevencion por los críticos modernos que niegan el principio, esto es, la venida de los egipcios á España, y en buena lógica, sin principio no puede haber fin. Sin embargo, aunque podriamos esquivar la cuestion contentandonos con lo que tenemos dicho, aventuraremos algunas observaciones filosóficas, que si no fuesen concluyentes para probar un argumento, que puede por si solo variar la opinion que se tiene formada sobre la historia primitiva, sirva á lo menos para ilustrar la materia, y forme tal vez la base para la verdadera solucion.
Bajo dos aspectos puede mirarse este argumento, y ambos resumidos pueden decir mucho.

Los geroglificos segun la historia, y la historia con relacion al monumento.

Vamos pues á examinar este dilema separadamente, y probaremos de sacar todo el partido posible de ello.
Los egipcios son con justicia considerados como los inventores de la escritura. Los restos de mas de tres mil años de antiguedad nos prueban con evidencia que ellos y no los fenicios y griegos fueron los que descubrieron tan precioso y util invento. En su origen la escritura se reducia á pintar groseramente el objeto que se proponian describir, ya fuese pasaje histórico o hecho particular, imitando á los personages que figuraban en él, con los vestidos, colores ó señales que podian hacerlos conocidos, y esta escritura hija de la pintura se llamó geroglifica. Poco despues fue simplificandose dando á ciertos signos un valor ideal, que encerraba cada signo un concepto, y entonces se llamó hierográmata ó sacerdotal, ya porque eran ellos casi los que esclusivamente la usaban, ó ya por ser muy comun en monumentos mortuorios, y en este caso se ven generalmente mezclados geroglificos y hierográmatas. Facil es de concebir que esta escritura solo servia para una generacion, para un pueblo, y mientras durara la memoria del suceso descrito, mas luego era de dificil y dudosa interpretacion, por mas