Carta 11ª del Capítulo 1º del Legajo nº 12 – (Pág. 4)

Página 4 y última de la undécima carta contenida en el capítulo 1º del Legajo nº 12 de la Colección de Antonio Delgado y Hernández del Fondo Antiguo de la Universidad de Sevilla.

En esta carta del 12 de abril de 1853, escrita por Antonio Delgado, le comunica a Pedro Sabau sus impresiones de su estancia en Barcelona.

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 38

Página 38 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 25

Página 25 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 24

Página 24 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 90-91]

Páginas 90 y 91 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

de este pueblo; el modo de montarlos (Don Francisco de Montoliu posee en esta ciudad un precioso é interesante fracmento de un friso de marmol blanco, de cuatro palmos de alto. Representa en alto relieve muy salido una batalla entre Celtiberos y Romanos; estos pelean a pie completamente armados; los celtíberos unos asimismo a pie pero desnudos, y otros a caballo semidesnudos o con una corta tunica que no pasa del muslo. Montan a pelo, y los caballos no llevan otro jaez que unas bridas de tripas trenzadas. Algunos de estos muerto el ginete se escapan de las manos de los vencedores como hacen los caballos númidas. Los celtiberos lo mismo que en las medallas llevan descubierta la cabeza y el artista puso el mayor cuidado en demostrar el tipo Español en el pelo crespo y ensortijado que llama muy particularmente la atencion. Es sin la menor duda uno de los restos mas preciosos que existan en España, y un monumento de nuestras antiguas glorias.); el cariño que segun la historia les tenían, y sus batallas y escaramuzas tan parecidas a las de los pueblos Numidas, nuestros vecinos, hace sospechar un origen común. Entre la colección de celtiberas que poseemos se distinguen en algunas los caballos grabados con tal perfección que puede en ellas estudiarse el tipo noble y caracteristico de la casta árabe. Ademas la palma que llevan al ombro los ginetes, confirma la opinion que tenemos consignada sobre el origen primitivo del pueblo Español, y la hermandad é intima relacion que de muy antiguo ha existido entre las dos Peninsulas.

Nota N. 12 Pag. 53

Los periodicos ingleses del año 1841 daban conocimiento de un sepulcro encontrado recientemente en Egipto, que tiene mucha analogia con el que nos ocupa: copiamos integro este artículo que a la letra dice “Hoy en este momento a bordo del brik inglés Isabel Ana, anclado en Liverpool, un sarcofago Egipcio de la mas remota antigüedad, y que va a ser transportado al museo britanico. Este monumento tiene ocho pies y seis pulgadas de largo, y tres pies y seis pulgadas de profundidad: está adornado por dentro y por fuera con curiosas figuras humanas, geroglificos y cifras emblematicas, y ha sido descubierto en lo mas apartado del Egipto, siendo enviado a Inglaterra por el consul de esta nacion en Alejandria. Se calcula que el costo del transporte pasará de mil libras esterlinas (cerca de 5000 duros) a causa de la falta de caminos en Egipto, y de la necesidad de emplear hombres para estraerlo y despues conducirlo.”

Nota N. 13 Pag. 53.

La mayor parte de escritores antiguos y modernos estan contestes en suponer, que despues de mucho tiempo de pacifica posesion de un pueblo llamado Ibero en España, se introdujeron por los Pirineos una nueva casta de indole salvaje y feroz conocido por Celtas. El origen de este pueblo es muy incierto y ha sido tenazmente disputado, pero generalmente convienen en suponerle un origen septentrional. La historia guarda silencio del modo que se efectuó esta invasion, si con violencia ó pacificamente, aunque es muy natural suponer que los indigenas se resistieran; ello es cierto que los Celtas ocuparon luego un grande espacio en las regiones de Francia y España, en donde unidos a los Iberos, se formo la raza Celt-ibera.
Es tan singular el sistema del Celticismo Español establecido por nuestro paisano D. Juan Francisco de Masdeu que no podemos menos de rechazarlo. Segun este sabio critico, los Celtas son oriundos de España y descendientes de Tubal, asi como los Iberos lo son de Tarsis, y ambas naciones, segun su opinion, se introdugeron simultaneamente en la Peninsula.
“Estas naciones dice, vinieron del Asia por Europa con repetidas marchas y cortas jornadas, con detenciones frecuentes, ya en un pais ya en otro, internando ora en una provincia, por ejemplo la Polonia, ora otra de Alemania y Francia llegaron finalmente a vencer la aspereza de las cumbres de los Pirineos, de donde descubrieron un inmenso territorio desierto que les escitó el deseo de poseerle.” (Hist. Crit. De España. Tom. 1 Lib. 3. parrafo III)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 80-81]

Páginas 80 y 81 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N 7 Pag. 33

Hace algunos años que poseemos un fracmento de marmol morado y blanco encontrado en una cueva del fuerte real en esta ciudad. La figura de la pieza es regular, y parece el vertice de un triangulo: las manchas blancas estan tan cortadas sobre el fondo morado, que parecen embutidas a modo de mosaico.
En tres de dichas manchas se observan, de un relieve muy rebajado unos geroglificos y signos, que siempre tomamos por egipcios, y considerabamos que habria sido transportado del Egipto por alguno de los personajes romanos que desempeñaron algun destino en aquellas regiones: mas al presente se ha modificado esta opinion con el nuevo hallazgo del sepulcro, sin que podemos atinar que objeto represente, aunque su figura, indudablemente una Delta, quiera tal vez simbolizar el Nilo. Copiamos en su mismo tamaño este fracmento que tiene algo mas de un dedo de grueso.

marmol-sanahuja

Nota N 8. Pag. 37 – Corte vertical de la escavacion

sepulcro-sanahuja

AA. Superficie actual de la tierra.
BB. Terreno formado de ruinas de edificios romanos.
C. Huesas abiertas para los cadaveres ingleses.
DDD. Pavimento romano de losas de jaspe.
EEEE. Capas de terreno de aluvion en el mismo estado que las formó la naturaleza.
F. Tres medallas celtiberas.
G. Sepulcro Egipcio.
H. Lecho o zona de greda.
I. Superficie de la roca viva.


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 38-39]

Páginas 38 y 39 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

te debian practicar se hubiesen mezclado las capas de aluvion, y, como tenemos dicho, estas capas estaban intactas cuando las vimos, y describian unas largas lineas paralelas. Finalmente, nos prueba que fue colocado allí por el pueblo que lo construyó los pasages representados en él, que tanta coincidencia tienen con los hechos relativos á la primera poblacion de la peninsula, que sin el menor miramiento han sido calificados por los criticos modernos de fabulosos, pasando de un estremo á otro; viniendo este monumento á demostrar la falacidad de los calculos humanos. Debemos seguramente la conservacion de este precioso resto, al pavimento romano que lo cubria, impidiendo las infiltraciones de las lluvias y otros accidentes atmosfericos.
La relacion de aquella gente ruda vino á confirmar la descripción precedente; y á lo que parece, al descubrirse el angulo del monumento de un color terroso, creyeron que seria un pedrusco, y no queriendo salir á los primeros esfuerzos, fueron rompiendolo á pedazos, hasta que, al saltar una de las incrustaciones adheridas á él, puso patente á su vista el mérito de la pieza y la equivocacion padecida, pero irremediable ya. Imposible seria describir las dificultades que nos costó arrancarles esta declaracion, que rehusaban, temerosos del castigo por haber destruido un objeto de tanto merito y valor.
Tampoco fue posible averiguar con certeza la existencia del cadáver, pues como mezclaron la tierra de arriba abajo, los restos de este se confundieron en tal caso con los de los ingleses, y juntos fueron recogidos sin poder sacar en limpio otra cosa. Es indiscutible que era sepulcro y no cenotafio por el deposito de asfalto que se observa en uno de los angulos de la pieza numº. 13 en donde quedaron impresas las señales de la tela ó sudario con que estaba amortajado como ya tenemos dicho.

En qué época fue construido?

Problema es este de dificil solucion. Ciertamente seria de un interés incalculable para la historia si pudiera determinarse con exactitud


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 34-35]

Páginas 34 y 35 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

te la venida de los egipcios á España, con las relaciones de los historiadores antiguos, fundados en la tradicion y en las crónicas que lo afirman, juzgamos que este monumento, como instrumento coetáneo tal vez resolvería el problema; por otra parte, habiendose encontrado próximamente en el lugar donde los romanos tenian su ciudad patricia, y sabiendo que estos conservaban en sus gabinetes antigüedades que hacian transportar de lejanas tierras, en especial del Egipto, como lo demuestran los obeliscos de Roma, que algunos compradores hicieron transportar á gran coste de aquellas regiones, llegamos á opinar que este resto debiera sin duda ser traido por alguna de las legiones que vinieron de Oriente. Para juzgar con conocimiento de causa, y recoger todos los datos oportunos, nos trasladamos al lugar donde se practican las excavaciones.
Cuando la guerra de la independencia trajo á España las armadas y ejercitos ingleses aliados, cedió esta ciudad un pedazo de terreno para cementerio de los que fallecieron en ella, que desde entonces fue conocido por “cementerio de los ingleses”, y entre el vulgo por fossá dels Jans. Al llegar la escavación á este lugar, los cónsules de las naciones protestantes manifestaron la necesidad de recoger todos los restos que se encontraban para trasladarlos con todo decoro al cementerio nuevo. Al efecto construyeron unas grandes cajas, que llenas de despojos humanos eran conducidas en carretones por los presidarios.
En este mismo terreno, pues, fue descubierto este monumento, y por una singular coincidencia, exactamente debajo de los panteones de los generales ingleses existía el sarcófago de un caudillo egipcio, descansando en un mismo espacio los gefes de dos distintas espediciones, tal vez análogas en su objeto, lejos de sus respectivos paises y familias, separados unicamente por seis pies de tierra, producto de cuatro mil años. ¡Cuantas revoluciones ha sufrido el Globo, cuantos trastornos, mientras la naturaleza iba depositando tranquilamente estas capas, que cada una es la historia de diez generaciones!