“Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja” – Extracto del Boletín Arqueológico. Año LXVI. 1966. Página 224

Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja“: este es el título del artículo escrito por Carlos Babot Boixeda en el Boletín Arqueológico, Año LXVI, 1966 de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Continuamos con la página 224, que en realidad es la octava del artículo.

Carlos-Babot-Boixeda---224

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 90-91]

Páginas 90 y 91 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

de este pueblo; el modo de montarlos (Don Francisco de Montoliu posee en esta ciudad un precioso é interesante fracmento de un friso de marmol blanco, de cuatro palmos de alto. Representa en alto relieve muy salido una batalla entre Celtiberos y Romanos; estos pelean a pie completamente armados; los celtíberos unos asimismo a pie pero desnudos, y otros a caballo semidesnudos o con una corta tunica que no pasa del muslo. Montan a pelo, y los caballos no llevan otro jaez que unas bridas de tripas trenzadas. Algunos de estos muerto el ginete se escapan de las manos de los vencedores como hacen los caballos númidas. Los celtiberos lo mismo que en las medallas llevan descubierta la cabeza y el artista puso el mayor cuidado en demostrar el tipo Español en el pelo crespo y ensortijado que llama muy particularmente la atencion. Es sin la menor duda uno de los restos mas preciosos que existan en España, y un monumento de nuestras antiguas glorias.); el cariño que segun la historia les tenían, y sus batallas y escaramuzas tan parecidas a las de los pueblos Numidas, nuestros vecinos, hace sospechar un origen común. Entre la colección de celtiberas que poseemos se distinguen en algunas los caballos grabados con tal perfección que puede en ellas estudiarse el tipo noble y caracteristico de la casta árabe. Ademas la palma que llevan al ombro los ginetes, confirma la opinion que tenemos consignada sobre el origen primitivo del pueblo Español, y la hermandad é intima relacion que de muy antiguo ha existido entre las dos Peninsulas.

Nota N. 12 Pag. 53

Los periodicos ingleses del año 1841 daban conocimiento de un sepulcro encontrado recientemente en Egipto, que tiene mucha analogia con el que nos ocupa: copiamos integro este artículo que a la letra dice “Hoy en este momento a bordo del brik inglés Isabel Ana, anclado en Liverpool, un sarcofago Egipcio de la mas remota antigüedad, y que va a ser transportado al museo britanico. Este monumento tiene ocho pies y seis pulgadas de largo, y tres pies y seis pulgadas de profundidad: está adornado por dentro y por fuera con curiosas figuras humanas, geroglificos y cifras emblematicas, y ha sido descubierto en lo mas apartado del Egipto, siendo enviado a Inglaterra por el consul de esta nacion en Alejandria. Se calcula que el costo del transporte pasará de mil libras esterlinas (cerca de 5000 duros) a causa de la falta de caminos en Egipto, y de la necesidad de emplear hombres para estraerlo y despues conducirlo.”

Nota N. 13 Pag. 53.

La mayor parte de escritores antiguos y modernos estan contestes en suponer, que despues de mucho tiempo de pacifica posesion de un pueblo llamado Ibero en España, se introdujeron por los Pirineos una nueva casta de indole salvaje y feroz conocido por Celtas. El origen de este pueblo es muy incierto y ha sido tenazmente disputado, pero generalmente convienen en suponerle un origen septentrional. La historia guarda silencio del modo que se efectuó esta invasion, si con violencia ó pacificamente, aunque es muy natural suponer que los indigenas se resistieran; ello es cierto que los Celtas ocuparon luego un grande espacio en las regiones de Francia y España, en donde unidos a los Iberos, se formo la raza Celt-ibera.
Es tan singular el sistema del Celticismo Español establecido por nuestro paisano D. Juan Francisco de Masdeu que no podemos menos de rechazarlo. Segun este sabio critico, los Celtas son oriundos de España y descendientes de Tubal, asi como los Iberos lo son de Tarsis, y ambas naciones, segun su opinion, se introdugeron simultaneamente en la Peninsula.
“Estas naciones dice, vinieron del Asia por Europa con repetidas marchas y cortas jornadas, con detenciones frecuentes, ya en un pais ya en otro, internando ora en una provincia, por ejemplo la Polonia, ora otra de Alemania y Francia llegaron finalmente a vencer la aspereza de las cumbres de los Pirineos, de donde descubrieron un inmenso territorio desierto que les escitó el deseo de poseerle.” (Hist. Crit. De España. Tom. 1 Lib. 3. parrafo III)