Necrología: D. Buenaventura Hernández y Sanahuja

A continuación os adjunto una necrología de Buenaventura Hernández y Sanahuja escrita por Eduardo Saavedra el 9 de Noviembre de 1894. Extraído de la página web Cervantes Virtual.

Necrología: D. Buenaventura Hernández y Sanahuja

Eduardo Saavedra

I

Ninguna ciudad de España aventajó á Tarragona en el número, antigüedad é importancia de sus monumentos. La maza y la tea de irritadas soldadescas, el furor de turbas desatentadas, la súbita trepidación del terreno, la terrible explosión de la pólvora encerrada en almacenes ó en hornillos, han ido arrojando al suelo durante siglos y siglos el alto muro, la soberbia arcada, la airosa columna, la elegante estatua; cada vez que la ciudad renacía de sus cenizas, los ya inservibles edificios de otras edades brindaban al industrioso poblador con materiales preparados para las nuevas construcciones, y con todo, tantas y tan repetidas causas de destrucción no han sido bastantes para borrar esos vestigios de lo pasado, que imponen el asombro en el ánimo menos prevenido y en el menos cultivado entendimiento. Así fué que antes de mediar el siglo XVI, Juan Armengol, tarraconense, tomaba de los originales y enviaba á D. Antonio Agustín, residente á la sazón en Roma, una buena colección de inscripciones latinas, perdidas ya muchas de ellas, y los restos del circo, del anfiteatro, del pretorio, del acueducto y del recinto fortificado, sugirieron al letrado y caballero Micer Luís Pons de Icart la composición del Libro de las grandezas y cosas memorables de la ciudad de Tarragona, impreso en Lérida en 1572. Pero en aquel tiempo y aun mucho después, la admiración y el encomio satisfacían por completo las modestas ambiciones de los eruditos, y puede decirse, que no obstante las estimables tareas á que varias personas doctas se dedicaron desde mediados del pasado siglo, poco ó nada se iba adelantando en punto á la historia de la capital de la España Citerior. Para rehacer su grandiosa figura fué preciso que las apremiantes necesidades de la vida moderna levantaran con el azadón y el barreno las espesas capas del polvo bajo que yacían los despedazados testimonios del esplendor antiguo. Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 05

Página 05 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja” – Extracto del Boletín Arqueológico. Año LXVI. 1966. Página 226

Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja“: este es el título del artículo escrito por Carlos Babot Boixeda en el Boletín Arqueológico, Año LXVI, 1966 de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Continuamos con la página 226, que en realidad es la décima del artículo.

Carlos-Babot-Boixeda---226

Continuar leyendo…


“Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja” – Extracto del Boletín Arqueológico. Año LXVI. 1966. Página 225

Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja“: este es el título del artículo escrito por Carlos Babot Boixeda en el Boletín Arqueológico, Año LXVI, 1966 de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Continuamos con la página 225, que en realidad es la novena del artículo.

Carlos-Babot-Boixeda---225

Continuar leyendo…


“Objetos egipcios encontrados en Tarragona” – Boletín de la Real Academia de la Historia. Marzo 1909. Páginas 179-180

Objetos egipcios encontrados en Tarragona“: este es el título del informe escrito por el doctor Rodolfo del Castillo y Quartiellers en el Boletín de la Real Academia de la Historia, Tomo LIV, año 1909.

Continuamos con las páginas 179 y 180 (las últimas)…

Continuar leyendo…


“Objetos egipcios encontrados en Tarragona” – Boletín de la Real Academia de la Historia. Marzo 1909. Páginas 173-174

Objetos egipcios encontrados en Tarragona“: este es el título del informe escrito por el doctor Rodolfo del Castillo y Quartiellers en el Boletín de la Real Academia de la Historia, Tomo LIV, año 1909.

Continuamos con las páginas 173 y 174…

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 86-87]

Páginas 86 y 87 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

determinada, hallamos aun muy remota la segunda invasion Vaccea establecida por Romey.
Veamos ahora las probabilidades que ofrece la poblacion venida por el Africa, segun el sistema antiguo. Los Egipcios una de las tres partes generales en que se dividió la primera generacion despues de la dispersion babelica, se situó en el Africa de los 40 á los 55º de longitud y de 25 a 35º de latitud, ocupando todo el espacio que despues fue Palestina y Fenicia a Occidente y a medio dia de la Libia y la mayor parte de las costas del mediterraneo.
Todas las conjeturas inducen a creer que el Africa estuvo poblada desde remotisimo tiempo, y los historiadores antiguos lo confirman. Plinio cita que se hallan cerca de Marruecos a alguna distancia del Atlas “rastros de viñedos y plantíos de palmeras muestras de habitaciones antiguas.” (Plinio Lib. 5 cap. 1.)
Cuando una colonia Fenicia fue a establecerse a las costas de Africa, fundando a la celebre Cartago, de nueve a once siglos antes de nuestra era, hallaron segun la historia alguna oposicion por parte de los naturales. Hannon almirante cartagines fue encargado por su republica de fundar algunas colonias allende las columnas de Hercules, y en su periplo nos da la relacion de las diversas castas de gente que encontró.
Herodoto dice, que los cartagineses afirman que fuera de las columnas de Hercules, sobre las costas de la Libia, hay paises habitados que comercian con ellos. Salustio manifiesta lo mismo, y añade “En la division del globo terrestre, miran los mas el Africa como la tercera parte del mundo; algunos en corto número, hablan tan solo de dos partes, Europa y Asia, y para ellos el Africa es una porcion de Europa.” (Salustio de bell Jugurth C. 17)
El mismo Romey hablando de la fundacion de Gades dice “El Africa se hermana tanto con la España, estuvo desde la mas remota antigüedad tan discretamente relacionada con ella que no se estrañará el que la enlacemos con la historia de la Peninsula.” (Romey. Tom. 1. pag. 322. apendice 4º)
En vista de estos datos y otros que podriamos alegar ¿será desacertado suponer la introduccion de la primera poblacion de España por el estrecho o tal vez istmo de Hercules? ¿No ofrece diez probabilidades contra una esta marcha por un camino breve y sin los mayores obstaculos que el que resulta en contraposicion el poblarla por Europa, siguiendo un camino largo, tortuoso y obstruido por mil dificultades? ¿Que indica pues aquella tan remota y antigua relacion entre las dos Peninsulas, que hizo prohijar en algunos la opinion de que el Africa era la continuacion de Europa? La analogia que se observa en las construcciones ciclopeas de las costas occidentales de España de un caracter egipcio, con las de Mallorca, Italia y Grecia asiatica ¿no manifiesta con evidencia el origen comun de una familia ó casta que se estableció en una lejana y desconocida época en todos los pueblos del Mediterraneo? Si fue poblada el Africa desde muy antiguo como todo induce a creerlo, no es natural que pasaran a la parte opuesta del estrecho que en tiempo de Escilaz no tenia mas que media milla de ancho?
Dijimos que el crítico Romey habia buscado en la índole y en el lenguaje, el origen del pueblo Español, y que este era el modo de estudiar el principio originario de un pais; es verdad: sin embargo este sistema puede ser erróneo llevado al estremo; tal por ejemplo, suponer indo-escita al pueblo Ibero porque eran indo-escitas los nombres de algunas poblaciones y rios, y el caracter de algunos monumentos; como si los invasores dominantes que siguieron a la primera poblacion no pudieran haberlos dado y construido a semejanza de su pais. Si se adoptara este sistema como regla general, en un pais como la España que ha sido dominado por tantas y tan diferentes naciones, y que han dejado todas una huella de su existencia, necesariamente resultaria de ello


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 84-85]

Páginas 84 y 85 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N 11 Pag. 49

El raciocinio y la conviccion nos han decidido a aceptar este sistema opuesto en verdad a la opinion de los criticos modernos. Entre las innumerables historias de España escritas hasta el dia, ninguna en nuestro concepto se aproxima tanto a la verdad como la del critico Romey, si hubiese hecho en obsequio de la sana critica abdicacion de este espiritu de nacionalidad que siempre ha preocupado a los escritores franceses: hablamos del prurito de querer que en todo hasta en la primera poblacion les seamos inferiores.
Separado este principio, debemos confesar que el sabio frances buscó el origen de los sucesos en su raiz, combinando en lo posible este cumulo de escritores antiguos tan manoseados, comentados y esprimidos, con los monumentos, indole y caracter del pueblo que se propuso describir.
El Sr. Romey establece por principio, que la poblacion primitiva de España se verifico en tres períodos: el de los Euskaros (Romey pag. 12) en una remotisima época que se esconde en el denso velo de lo pasado; el segundo de los Vacceos (Ibio pag. 16 y 25) 1600 años antes de J.C.; y finalmente el de los Celtas (Ibio pag. 12) seis siglos antes de la era vulgar, y que las tres se verificaron por los Pirineos. Por lo que toca al dos ultimas estamos perfectamente de acuerdo; mas en cuanto a la primera, no nos satisfacen las razones del colega, como luego demostraremos.
Este crítico cree reconocer en la indole, costumbres y lengua de los primitivos Españoles un origen indo-escita, como dice lo reconocieron los escritores Griegos y Romanos. Esto no pasa de mera conjetura y no es prueba convincente. “Algunas tribus indas dice, escito-indas, pastores y guerreros, llevando una vida errante, han podido llegar en la antigüedad de mansion en mansion desde la Peninsula del Indo y de la India-escitia hasta la region mas retirada del Occidente de Europa, y establecerse alli en parte ó enteramente…” (Romey pag. 12) Vamos a probar lo contrario con datos cronológicos.
El diluvio Universal segun los cómputos mas arreglados, acaecio en el año 1656 del mundo, 2348 antes de Jesucristo. La dispersion babélica se verificó segun Masdeu 101 años despues y segun otros 150 que fue en este ultimo caso 2198 años antes de la era vulgar. Romey coloca la invasion Vaccea en 1600, mediando un período de 600 años desde aquella dispersion a aquella invasion: tomando por tipo un termino medio, resulta, que la primera invasion Euskara se efectuó 300 años despues de la citada dispersion, tiempo absolutamente indispensable para poblar la India y de cuyo exeso de poblacion debian salir las emigraciones que segun Romey llegaron al Occidente de Europa.
La India-escitia estaba situada en el Asia a la desembocadura del Indo, de los 25 a 30º de latitud norte y 85 a 90º de longitud entre la Asiria, la Persia y la China. Aquellas tribus de pastores y guerreros para venir a Europa debian necesariamente seguir el curso del Indo hasta su origen, penetrando en la Scitia para poblar este inmenso pais conocido en el dia por la Gran Tartaria: luego costeando el mar Caspio debian poblar la Sarmacia Europea hoy Moscovia, atravesando el Roha ó Volga; y por la Polonia, Germania y Galias paises septentrionales de Europa, introducirse en la Peninsula.
Por grande que fuese el desarrollo de la poblacion primitiva, suponiendo que aquellas generaciones iban empujandose consecutivamente de mansion en mansion, dejando poblacion a derecha é izquierda, luchando siempre con las dificultades naturales que debian oponerse a su marcha por terrenos virgenes y llenos de maleza, atravesados por caudalosos rios, montañas inaccesibles, bosques impenetrables, lagos y otros mil obstaculos como tenemos dicho, nos parece críticamente hablando que no son suficientes las nueve generaciones producidas en los 300 años para poblar tan dilatados paises; y aun en nuestro concepto tomando en consideracion la lentitud de una marcha tan penosa y sin direccion


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 78-79]

Páginas 78 y 79 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N. 6. Pag. 32

Los muros ciclopeos de Tarragona, que como tenemos dicho forman la base de la actual fortificacion, están compuestos de enormes peñas colocadas sin mas regla arquitectonica que el plomo y el cordel, descansando inmediatamente sobre la roca. En ninguno de estos peñascos se observa la menor señal de herramienta que indique haber sido arrancadas por el arte, sino piedras que encontradas en la superficie de la tierra, fueron acarreadas alli a fuerza de brazos. Generalmente varia su elevacion de seis a diez pies del nivel del suelo, y encima de esta tosca obra está asentada la muralla romana: sin embargo, tres fracmentos se conservan en el mismo estado que la dejaron sus constructores, y forman el tipo de la elevacion y figura que esta tenia cuando entera, que es once varas, y los pedruscos van gradualmente disminuyendo su tamaño a proporcion que se eleva la muralla.
Su perímetro, suponiendo que en la actualidad solo rodea las tres cuartas partes de la ciudad alta, es de 1850 varas. Antiguamente segun Micer Pons de Icart, llegaba hasta la desembocadura del rio Thulcis o Francoli que tanta celebridad tenian sus aguas en tiempo de los romanos para el blanqueo de los linos (el río Subis, Tulcis o Francoli desemboca en el mar a corta distancia de los muros de Tarragona. El Sr. Romey lo coloca equivocadamente en los Ausetanos, y lo hace afluente (confluente dirá) del Rubricatus o Llobregat, del que se halla separado 13 leguas en su menor distancia. El Francoli nace y fine en la Cosetania y Plinio hablando de el dice “…regio Cosetania flumen subi Colonia Tarraco.” Segun Ptolomeo la region de los Ausetanos en donde Romey coloca el Francoli compreendia parte del provincia de Gerona. Entre los Ausetanos y Cosetanos se interponian los Iacetanos, los Castellanos y los Laletanos. Mela dice “…Tulcis eam modicus amnis subit: ingens Hiberus Dertosam attingit.”) é incluia dentro de su circuito, el espacio que ocupa la moderna poblacion del puerto; pero en el dia no quedan mas que leves vestigios. Aun se conservan seis puertas ó entradas compuestas cada una de seis pedazos de peñas que forman las jambas y una de larga encima que sirve de lintél, identica al dibujo de los fracmentos Nos 11 y 13. Protegen a tres de las dichas puertas otras tantas torres cuadradas de la misma construccion; y las otras tres habrán desaparecido en alguno de los muchos trastornos que ha sufrido esta antiquisima ciudad. La forma irregular de estas salidas no permite suponer que fuesen cerradas con puertas de madera ó piedra labrada como las de la acrópolis de Tirinto, sino con otras piedras atracadas a ellas como se observa en el indicado dibujo.
La grandeza de esta inmensa muralla cuando completa, pone de manifiesto la multitud de gente que debia estar ocupada en su construccion, y la fuerza material que debian emplear para transportar aquellas moles: la rudeza de la obra indica la precipitacion con que fue edificada; y las torres en los ángulos con las puertas inmediatas a ellas, un principio militar, o tal imitacion de alguna otra que les sirviera de modelo, que supuesta su remotisima antigüedad anterior sin la menos duda a cuantas existen de su clase en España, Italia y Grecia hace suponer seria de Egipto. Hasta el presente ha sido esta muralla objeto de mil investigaciones para descubrir sus verdaderos fundadores, que los dibujos del monumento nos demuestran ser egipcios.
Los estrechos límites de una nota no permite estendernos en una detallada descripcion, pero en su construccion vemos mucha analogia con otras obras Pelasgicas de Italia y Grecia, robusteciendo la opinión que tenemos formada del origen comun de los pueblos del Mediterraneo.
Romey sobre este punto dice “En el tiempo en que se asoma la existencia de Cadmo y Danao (1482 años antes de J.C.) que fueron los primeros que se encargaron de introducir en la Grecia las luces y las artes del Egipto y la Fenicia, el pueblo habitaba el Peloponeso, el Atica y la Beocia, probablemente del mismo linaje que los demas habitantes del Occidente hasta el estremo de España era aun de los mas barbaros y cerriles…” (Vease la nota N. 14.)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 68-69]

Páginas 68 y 69 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

una cavidad ó hueco, dentro del cual existian en el mejor estado de conservacion, gran cantidad de medallas celtiberas de diversos tamaños, pero iguales anversos y reversos. Tuvimos la proporcion de adquirir parte de ellas y para certificarnos de la singularidad de este hallazgo, fuimos al dia siguiente a examinar dicha cavidad y en nuestra presencia se encontraron aun algunas medallas mas. Realmente el hueco no tenia relacion alguna con el exterior, y desde la colocacion de las espresadas medallas se habia formado la roca, cerrando hermeticamente dicho hueco, lo que supone en nuestro concepto, aun que profanos en la ciencia geologica, una antigüedad muy remota. Algunas de ellas muy gastadas por el roce indican la circulación que sufrieran antes de su colocacion; otras cubiertas de un barniz verde, estan perfectamente conservadas y de un hermoso tipo; y finalmente en algunas se observa una especie de caries, como el que producen ciertos insectos en los libros viejos, fenomeno digno de ser estudiado por los quimicos.
Este prodigioso número de medallas encontradas en la Peninsula indican con evidencia el comercio que existía entre cada una de las castas o familias de una misma lengua o dialecto, y sus tipos manifiestan el verdadero origen del pueblo Español, mejor que el dicho de los escritores antiguos porque son contemporaneos segun demostraremos en la nota N. 11 cuando se hable del origen del pueblo Ibero.
Ademas de las medallas, se han encontrado en varias poblaciones de España, vasos y piedras labradas con inscripciones celtiberas, cuya descripcion omitimos por ser ya muy conocidos por los anticuarios; pero la obra mas considerable sin duda que existe en la Peninsula y desconocida hasta el dia es el trozo de muralla Celtibera perfectamente conservada, de 80 varas de largo y 54 palmos de altura, de piedra de silleria almohadillada que existe en esta antiquisima ciudad, edificada sobre el muro ciclopeo. En cada uno de los sillares que la componen, se ve profundamente esculpida una letra del alfabeto celtibero como simbolos iberos2.
No sabemos el objeto que se propusieron los coetanos al entallarlos en los sillares: opinamos que no será para la colocacion ú orden de las piedras porque las letras estan alternadas y muchas tergiversadas de arriba abajo.
Sabido es que los Griegos ocuparon unicamente en las costas de Cataluña a Ampurias y Rosas; y que las ciudades de la costa hasta la Zacynto o Sagunto parece se resistieron a estos nuevos huespedes, conservando su independencia hasta la venida de los Romanos. (Avieno nombra algunas de ellas que han ya desaparecido, tales como Hilactes, Histra, Sarna y la esclarecida Tirica, en la que Romey cree reconocer el primitivo nombre de Tarraco “…fuere propter civitates plurimae quippe hic Hilactes, Hystra, Sarna et nobiles Tyrichae stetere…” Avien Orae marit V.492.) Esta ciudad que por sus fortificaciones se hizo tal vez respetar de los Griegos, dueños ya de Ampurias y Rosas, debia ocupar sin la menor duda un rango sobresaliente en la civilizacion Ibera antes de la venida de aquellos, segun puede colegirse por el fracmento citado; por su puerto que segun todas las conjeturas encontraron ya fabricado los Romanos; por un profundo pozo descubierto en el siglo XV; (Tito Livio hablando del puerto de Tarragona dice “despues de prolongado el imperio de P. Scipion por el Senado, fue enviado al puerto de Tarragona con treinta naves largas y ocho mil soldados, siendo recibidos con gozo de los naturales.” T. Livio decad. 3. lib. 2 cap 8. La construccion del pozo que dejamos citado, y su colocacion, hace sispechar que es anterior a la dominacion Romana. Está practicado en roca viva taladrada la montaña hasta el nivel del mar. Comenzaron formando en la roca un pozo cuadrado que ensancharon luego hasta formar un aposento cuadrangular. En el suelo de este hicieron otro pozo o entrada ensanchandose hasta formar otro aposento igual y exactamente debajo del primero; otra abertura y otro aposento y asi consecutivamente hasta 11 pisos de 15 pies cada uno que forman 160 pies. Las aberturas o entradas estan en orden inverso; todas en un extremo del paralelogramo que forman los aposentos, en el 1º la entrada es á Oriente, la 2º a Occidente, el 3º a Oriente… En el fondo hay una grieta por donde sale un manantial de agua potable. En el dia cierra este pozo una pesada losa.) y finalmente por un vaso de cobre torneado, encontrado en esta ciudad con esta inscripción grabada circularmente en su asiento simbolos iberos3 el cual junto con un fracmento de tapon asimismo de cobre conservamos.