Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 26-27]

Páginas 26 y 27 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

mente cuadrada, del mismo ancho del fracmento numero 11, esto es, 18 ½ pulgadas de lado. En el centro tiene embutido á modo de mosaico, otra pieza cuadrada negra y brillante como el azabache, de 8 ½ pulgadas en cuadro. Al parecer, este fracmento ocupaba el centro del fondo del sepulcro, y la pieza negra, llena de objetos simbolicos, fue construida por un habil artista. Asi lo atestiguan la perfeccion de las formas y la delicadeza de sus perfiles, diestramente esculpidos en el marmol que contrasta singularmente con la rudeza de los dibujos que la rodean; y hace evidente que este sepulcro fue trabajado á un tiempo por distintos artistas.
En medio de la pieza negra hay entallada una figura ó momia de marmol blanco, con los brazos cruzados, imitando tal vez al cadaver de que era objeto el sepulcro. La cara la forma otra pieza embutida de marmol de color carne tostado. Esta momia está tendida sobre una piel de leon perfilada de blanco sobre el marmol negro, rodeada de rayos. A los pies hay dos peveteros que despiden perfumes y producen unos insectos como abejas describiendo una elipse alrededor de la momia y piel, y al parecer la defienden de unos génios maléficos que la rodean de rara figura, y arrojan rayos por la boca. En los dos ángulos inferiores hay embutidas dos lloronas de marmol asi mismo blanco como las demas figuras. (2)
Dificil seria esplicar la significacion de estos emblemas, que ya podrian las abejas indicar algun dios tutelar de este individuo ó casta, defendiendo con sus cuerpos á su protegido, de las influencias malignas de aquellos vampiros; ya tambien podria ser la mistificacion del Hercules, que entre los egipcios era sinónimo del sol, ahuyentando con su presencia las tinieblas, para indicar emblemáticamente la civilizacion que como la luz material nos vino de oriente á occidente. Entonces tendriamos demostrado el oriente en los peveteros y perfumes, y en la abejas las generaciones producidas en aquella region, que poblaron el continente africano. Las abejas entre los egipcios simbolizaban á las colonias, y asi se traduce en los geroglíficos. El sol que lleva la