“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 46

Página 46 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” del Archivo de los Marqueses de Someruelos. Página 15

Página 15 del informe titulado “Descripción del sepulcro Egipcio en Tarragona” escrito por una persona de nombre no conocido. Esta documentación la he hallado en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional dentro del Archivo de los Marqueses de Someruelos.

La identificación de este documento es la siguiente:

ESPAÑA. MINISTERIO DE CULTURA. SECCIÓN NOBLEZA DEL AHN, SOMERUELOS, C.21, D.17

Continuar leyendo…


“Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja” – Extracto del Boletín Arqueológico. Año LXVI. 1966. Página 223

Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja“: este es el título del artículo escrito por Carlos Babot Boixeda en el Boletín Arqueológico, Año LXVI, 1966 de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Continuamos con la página 223, que en realidad es la séptima del artículo.

Carlos-Babot-Boixeda---223

Continuar leyendo…


“Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja” – Extracto del Boletín Arqueológico. Año LXVI. 1966. Página 222

Un manuscrito de D. Buenaventura Hernández Sanahuja“: este es el título del artículo escrito por Carlos Babot Boixeda en el Boletín Arqueológico, Año LXVI, 1966 de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense. Continuamos con la página 222, que en realidad es la sexta del artículo.

Carlos-Babot-Boixeda---222

Continuar leyendo…


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 90-91]

Páginas 90 y 91 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

de este pueblo; el modo de montarlos (Don Francisco de Montoliu posee en esta ciudad un precioso é interesante fracmento de un friso de marmol blanco, de cuatro palmos de alto. Representa en alto relieve muy salido una batalla entre Celtiberos y Romanos; estos pelean a pie completamente armados; los celtíberos unos asimismo a pie pero desnudos, y otros a caballo semidesnudos o con una corta tunica que no pasa del muslo. Montan a pelo, y los caballos no llevan otro jaez que unas bridas de tripas trenzadas. Algunos de estos muerto el ginete se escapan de las manos de los vencedores como hacen los caballos númidas. Los celtiberos lo mismo que en las medallas llevan descubierta la cabeza y el artista puso el mayor cuidado en demostrar el tipo Español en el pelo crespo y ensortijado que llama muy particularmente la atencion. Es sin la menor duda uno de los restos mas preciosos que existan en España, y un monumento de nuestras antiguas glorias.); el cariño que segun la historia les tenían, y sus batallas y escaramuzas tan parecidas a las de los pueblos Numidas, nuestros vecinos, hace sospechar un origen común. Entre la colección de celtiberas que poseemos se distinguen en algunas los caballos grabados con tal perfección que puede en ellas estudiarse el tipo noble y caracteristico de la casta árabe. Ademas la palma que llevan al ombro los ginetes, confirma la opinion que tenemos consignada sobre el origen primitivo del pueblo Español, y la hermandad é intima relacion que de muy antiguo ha existido entre las dos Peninsulas.

Nota N. 12 Pag. 53

Los periodicos ingleses del año 1841 daban conocimiento de un sepulcro encontrado recientemente en Egipto, que tiene mucha analogia con el que nos ocupa: copiamos integro este artículo que a la letra dice “Hoy en este momento a bordo del brik inglés Isabel Ana, anclado en Liverpool, un sarcofago Egipcio de la mas remota antigüedad, y que va a ser transportado al museo britanico. Este monumento tiene ocho pies y seis pulgadas de largo, y tres pies y seis pulgadas de profundidad: está adornado por dentro y por fuera con curiosas figuras humanas, geroglificos y cifras emblematicas, y ha sido descubierto en lo mas apartado del Egipto, siendo enviado a Inglaterra por el consul de esta nacion en Alejandria. Se calcula que el costo del transporte pasará de mil libras esterlinas (cerca de 5000 duros) a causa de la falta de caminos en Egipto, y de la necesidad de emplear hombres para estraerlo y despues conducirlo.”

Nota N. 13 Pag. 53.

La mayor parte de escritores antiguos y modernos estan contestes en suponer, que despues de mucho tiempo de pacifica posesion de un pueblo llamado Ibero en España, se introdujeron por los Pirineos una nueva casta de indole salvaje y feroz conocido por Celtas. El origen de este pueblo es muy incierto y ha sido tenazmente disputado, pero generalmente convienen en suponerle un origen septentrional. La historia guarda silencio del modo que se efectuó esta invasion, si con violencia ó pacificamente, aunque es muy natural suponer que los indigenas se resistieran; ello es cierto que los Celtas ocuparon luego un grande espacio en las regiones de Francia y España, en donde unidos a los Iberos, se formo la raza Celt-ibera.
Es tan singular el sistema del Celticismo Español establecido por nuestro paisano D. Juan Francisco de Masdeu que no podemos menos de rechazarlo. Segun este sabio critico, los Celtas son oriundos de España y descendientes de Tubal, asi como los Iberos lo son de Tarsis, y ambas naciones, segun su opinion, se introdugeron simultaneamente en la Peninsula.
“Estas naciones dice, vinieron del Asia por Europa con repetidas marchas y cortas jornadas, con detenciones frecuentes, ya en un pais ya en otro, internando ora en una provincia, por ejemplo la Polonia, ora otra de Alemania y Francia llegaron finalmente a vencer la aspereza de las cumbres de los Pirineos, de donde descubrieron un inmenso territorio desierto que les escitó el deseo de poseerle.” (Hist. Crit. De España. Tom. 1 Lib. 3. parrafo III)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 88-89]

Páginas 88 y 89 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

una monstruosidad. Esto seria apoyar el error adoptado por algunos sabios, que consideran romanos a los toros de Guisando porque estos conquistadores pusieran inscripciones sobre ellos, como la pudieran poner del mismo modo los Godos y Arabes sin que por esto los hubiesen construido. El Sr. Romey aunque reconoce en la casta Ibera una remotisima antigüedad, muy anterior a los Celtas, repugna sin embargo reconocerla aborígena. Críticamente hablando, solo pueden considerarse tales en toda la fuerza del nombre a los primeros pobladores del Asia: mas cuando un pueblo está establecido en un pais desde tanto tiempo que se pierde en la oscuridad de los siglos, y ni aun puede columbrase por donde hayan venido a poblarlo, nos parece que nada se aventura en ello.
Por lo que toca a las invasiones Vaccea y Celta, en especial la última venidas del septentrion, es al parecer incontestable. La Escitia debia necesariamente poblarse con las emigraciones producidas por el exeso de poblacion de la India, segun el principio que dejamos indicado para la propagacion general de la especie humana; y el único desagüe que tenia esta region encajonada entre la Persia y la China, era la Escitia siguiendo el curso del Indo; y posteriormente, con lentitud, de mansion en mansion, las rancherias indo-escitas podian poblar el norte de Europa, hasta atravesar la cumbre de los Pirineos.
En la nota N.13 veremos el principio de la poblacion Ibera y Celta establecida por D. Fco de Masdeu, que rechazamos como improbable. Este critico estuvo en su derecho al manifestar su sistema, como lo estuvo Romey, lo estamos nosotros, y lo estarán cuantos intenten emitir su opinion en esta materia de si tan intrincada, que por mucho que se diga no se dirá tal vez lo suficiente, y esto que se ha dicho mucho, cuando se ha llegado a asegurar que la primera poblacion de la Peninsula vino por los aires como las semillas que el viento traslada a la cima de las torres o miraculosamente por medio del ministerio de los angeles. (Aunque algo exagerado, no podemos dejar de reproducir en este lugar la introduccion de la Historia de España por M. Lefranch, publicada muy recientemente; y lo hacemos en el mismo idoma, por no quitarle nada de su expresión. “L’Espagne parait avoir été primitiviment une contimation del’ Afrique: le bassin de la Garonne, fadis bras de mer, la séparait del’ Europe, et le détroit de Gibraltar ne’ existant pas encore. Aussi les peuples de race atlantique vinvent-ils avant tous les autres peupler le prolongement septentrional de leur terre africaine. De lá cé caractère national des Espagnols, qui conserva toujours quelque chose dusang primitif, se plia sans trop de peine aux dominateurs venus du même berceau méridional (Phéniciens, Carthaginois, Arabes) et résista souvent, avec constance, aux conquerans descendus de septentrion. Plus tard, quand le détroit de Giblaltar s’ouvrit par l’efet de quelque grande revolution physique consacrée dans la Fable, qui mit un effort dela nature au nombre de travaux d’Hercule, la Mediterranée se précipitant por cette nouvelle issue, quitta la surface du sol galligue, et les Celtes vinren former, dons les régions tempérées de la Peninsula, la race longtems célebre sons le nom de celtibérienne; race mixte, qui ne fut point connue on l’a dit, la sonche primitive des Espagnols, mais une simple modification des Aborigénes.” Hist. D’Espagne par M. Em Lebranch. Paris 1842)
Finalmente concluiremos esta nota con otra prueba coetánea que robustece nuestra opinion; hablamos de las medallas llamadas desconocidas o primitivas Españolas. (En la nota N.1 probamos la anterioridad de las medallas llamadas Celtiberas, a la venida a España de los Fenicios y Griegos) El tipo de la fisonomia greco-africana en los bustos de dichas medallas, el pelo crespo y ensortijado; la barba lampiña, ó si la llevan corta y encrespada, nos revelan un origen mas bien oriental que septentrional. Los caballos que adornan los reversos de la mayor parte de ellas, y que al parecer forma el objeto predilecto


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 84-85]

Páginas 84 y 85 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N 11 Pag. 49

El raciocinio y la conviccion nos han decidido a aceptar este sistema opuesto en verdad a la opinion de los criticos modernos. Entre las innumerables historias de España escritas hasta el dia, ninguna en nuestro concepto se aproxima tanto a la verdad como la del critico Romey, si hubiese hecho en obsequio de la sana critica abdicacion de este espiritu de nacionalidad que siempre ha preocupado a los escritores franceses: hablamos del prurito de querer que en todo hasta en la primera poblacion les seamos inferiores.
Separado este principio, debemos confesar que el sabio frances buscó el origen de los sucesos en su raiz, combinando en lo posible este cumulo de escritores antiguos tan manoseados, comentados y esprimidos, con los monumentos, indole y caracter del pueblo que se propuso describir.
El Sr. Romey establece por principio, que la poblacion primitiva de España se verifico en tres períodos: el de los Euskaros (Romey pag. 12) en una remotisima época que se esconde en el denso velo de lo pasado; el segundo de los Vacceos (Ibio pag. 16 y 25) 1600 años antes de J.C.; y finalmente el de los Celtas (Ibio pag. 12) seis siglos antes de la era vulgar, y que las tres se verificaron por los Pirineos. Por lo que toca al dos ultimas estamos perfectamente de acuerdo; mas en cuanto a la primera, no nos satisfacen las razones del colega, como luego demostraremos.
Este crítico cree reconocer en la indole, costumbres y lengua de los primitivos Españoles un origen indo-escita, como dice lo reconocieron los escritores Griegos y Romanos. Esto no pasa de mera conjetura y no es prueba convincente. “Algunas tribus indas dice, escito-indas, pastores y guerreros, llevando una vida errante, han podido llegar en la antigüedad de mansion en mansion desde la Peninsula del Indo y de la India-escitia hasta la region mas retirada del Occidente de Europa, y establecerse alli en parte ó enteramente…” (Romey pag. 12) Vamos a probar lo contrario con datos cronológicos.
El diluvio Universal segun los cómputos mas arreglados, acaecio en el año 1656 del mundo, 2348 antes de Jesucristo. La dispersion babélica se verificó segun Masdeu 101 años despues y segun otros 150 que fue en este ultimo caso 2198 años antes de la era vulgar. Romey coloca la invasion Vaccea en 1600, mediando un período de 600 años desde aquella dispersion a aquella invasion: tomando por tipo un termino medio, resulta, que la primera invasion Euskara se efectuó 300 años despues de la citada dispersion, tiempo absolutamente indispensable para poblar la India y de cuyo exeso de poblacion debian salir las emigraciones que segun Romey llegaron al Occidente de Europa.
La India-escitia estaba situada en el Asia a la desembocadura del Indo, de los 25 a 30º de latitud norte y 85 a 90º de longitud entre la Asiria, la Persia y la China. Aquellas tribus de pastores y guerreros para venir a Europa debian necesariamente seguir el curso del Indo hasta su origen, penetrando en la Scitia para poblar este inmenso pais conocido en el dia por la Gran Tartaria: luego costeando el mar Caspio debian poblar la Sarmacia Europea hoy Moscovia, atravesando el Roha ó Volga; y por la Polonia, Germania y Galias paises septentrionales de Europa, introducirse en la Peninsula.
Por grande que fuese el desarrollo de la poblacion primitiva, suponiendo que aquellas generaciones iban empujandose consecutivamente de mansion en mansion, dejando poblacion a derecha é izquierda, luchando siempre con las dificultades naturales que debian oponerse a su marcha por terrenos virgenes y llenos de maleza, atravesados por caudalosos rios, montañas inaccesibles, bosques impenetrables, lagos y otros mil obstaculos como tenemos dicho, nos parece críticamente hablando que no son suficientes las nueve generaciones producidas en los 300 años para poblar tan dilatados paises; y aun en nuestro concepto tomando en consideracion la lentitud de una marcha tan penosa y sin direccion


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 52-53]

Páginas 52 y 53 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

rancherias por el interés comun, trasladaron á montañas inaccesibles sus familias, riquezas y ganado; hostilizaron en lo posible al enemigo en los desfiladeros, talando el país á fin de reducir por la estrechez al que no podian vencer con las armas. “Los egipcios esperimentando con frecuencia muy apretados asaltos, vieron precisados á mudar su campo á la parte de la marina para que su armada le hiciera espaldas, y no pudiese ser rodeado ó cercado; y tomó asiento y alojamiento en el collado de una montañita pequeña ácia la marina, no lejos del agua; y allí se fortificó en forma de real (fracmento numeros 11 y 13) con reparos y trincheras, cosa que hasta entonces no lo habia usado en tantas jornadas como habia hecho en todo el camino pasado… con estas desgracias crecieron los daños de los sitiados y fue forzado á renovar estancias y aposentos que habia hecho en aquella montañita ó pequeño collado, que, como ya tengo dicho, ocupó á la parte de la marina. Allí edificó algunas barracas y chozas donde la gente pudiese estar recogida de la inclemencia del tiempo” (Pujades, lib. 2. Cap. VII)
A lo que parece, en la residencia que hicieron los egipcios dentro de esta improvisada ciudad, hubo de morir alguno de los gefes ó héroes de su nacion. Sabidas son las preocupaciones que tenian los egipcios sobre la muerte, y el modo ostentoso con que enterraban sus cadáveres, las pirámides y los ricos sepulcros que diariamente se hallan en Egipto y el modo de conservar sus momias nos da una perfecta idea de ello: Los pasages heroicos toscamente grabados en él según la costumbre primitiva, (12) no nos dejan dudar de la verdad de este aserto, y al propio tiempo nos fortifica en el concepto de que este sarcófago es contemporáneo de los muros ciclópeos de Tarragona, dentro de cuyo recinto se encontró.
Algun tiempo despues de los sucesos descritos, se verificó por el Pirineo otra invasion de un pueblo de casta gala que se apellidaban celtas; estos unidos á los iberos formaban el pueblo celt-ibero, que tan celebre se hizo posteriormente. (13)