Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 78-79]

Páginas 78 y 79 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

Nota N. 6. Pag. 32

Los muros ciclopeos de Tarragona, que como tenemos dicho forman la base de la actual fortificacion, están compuestos de enormes peñas colocadas sin mas regla arquitectonica que el plomo y el cordel, descansando inmediatamente sobre la roca. En ninguno de estos peñascos se observa la menor señal de herramienta que indique haber sido arrancadas por el arte, sino piedras que encontradas en la superficie de la tierra, fueron acarreadas alli a fuerza de brazos. Generalmente varia su elevacion de seis a diez pies del nivel del suelo, y encima de esta tosca obra está asentada la muralla romana: sin embargo, tres fracmentos se conservan en el mismo estado que la dejaron sus constructores, y forman el tipo de la elevacion y figura que esta tenia cuando entera, que es once varas, y los pedruscos van gradualmente disminuyendo su tamaño a proporcion que se eleva la muralla.
Su perímetro, suponiendo que en la actualidad solo rodea las tres cuartas partes de la ciudad alta, es de 1850 varas. Antiguamente segun Micer Pons de Icart, llegaba hasta la desembocadura del rio Thulcis o Francoli que tanta celebridad tenian sus aguas en tiempo de los romanos para el blanqueo de los linos (el río Subis, Tulcis o Francoli desemboca en el mar a corta distancia de los muros de Tarragona. El Sr. Romey lo coloca equivocadamente en los Ausetanos, y lo hace afluente (confluente dirá) del Rubricatus o Llobregat, del que se halla separado 13 leguas en su menor distancia. El Francoli nace y fine en la Cosetania y Plinio hablando de el dice “…regio Cosetania flumen subi Colonia Tarraco.” Segun Ptolomeo la region de los Ausetanos en donde Romey coloca el Francoli compreendia parte del provincia de Gerona. Entre los Ausetanos y Cosetanos se interponian los Iacetanos, los Castellanos y los Laletanos. Mela dice “…Tulcis eam modicus amnis subit: ingens Hiberus Dertosam attingit.”) é incluia dentro de su circuito, el espacio que ocupa la moderna poblacion del puerto; pero en el dia no quedan mas que leves vestigios. Aun se conservan seis puertas ó entradas compuestas cada una de seis pedazos de peñas que forman las jambas y una de larga encima que sirve de lintél, identica al dibujo de los fracmentos Nos 11 y 13. Protegen a tres de las dichas puertas otras tantas torres cuadradas de la misma construccion; y las otras tres habrán desaparecido en alguno de los muchos trastornos que ha sufrido esta antiquisima ciudad. La forma irregular de estas salidas no permite suponer que fuesen cerradas con puertas de madera ó piedra labrada como las de la acrópolis de Tirinto, sino con otras piedras atracadas a ellas como se observa en el indicado dibujo.
La grandeza de esta inmensa muralla cuando completa, pone de manifiesto la multitud de gente que debia estar ocupada en su construccion, y la fuerza material que debian emplear para transportar aquellas moles: la rudeza de la obra indica la precipitacion con que fue edificada; y las torres en los ángulos con las puertas inmediatas a ellas, un principio militar, o tal imitacion de alguna otra que les sirviera de modelo, que supuesta su remotisima antigüedad anterior sin la menos duda a cuantas existen de su clase en España, Italia y Grecia hace suponer seria de Egipto. Hasta el presente ha sido esta muralla objeto de mil investigaciones para descubrir sus verdaderos fundadores, que los dibujos del monumento nos demuestran ser egipcios.
Los estrechos límites de una nota no permite estendernos en una detallada descripcion, pero en su construccion vemos mucha analogia con otras obras Pelasgicas de Italia y Grecia, robusteciendo la opinión que tenemos formada del origen comun de los pueblos del Mediterraneo.
Romey sobre este punto dice “En el tiempo en que se asoma la existencia de Cadmo y Danao (1482 años antes de J.C.) que fueron los primeros que se encargaron de introducir en la Grecia las luces y las artes del Egipto y la Fenicia, el pueblo habitaba el Peloponeso, el Atica y la Beocia, probablemente del mismo linaje que los demas habitantes del Occidente hasta el estremo de España era aun de los mas barbaros y cerriles…” (Vease la nota N. 14.)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 74-75]

Páginas 74 y 75 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

El abate Dupleix pasmado de la simplicidad de la primera religion española “es una cosa admirable dice, que estando todas las otras naciones del mundo sumergidas en la idolatria, y en el culto de las diversas divinidades distintas, con nombres diferentes, los Celtiberos adorasen un solo Dios sin nombre. Ellos se conformaban en esto con los principios de la verdadera teologia, la cual confiesa al Dios verdadero inefable, y cree que ninguno es capaz de nombrarle ni dignamente, ni con propiedad.” (Dupleix. Memoires des Gaules. Lib. 2 cap. 41)
Prueba tambien este resto la casta pura todavia de los Iberos sin mescla aun del celticismo; y nos evidencia otro distinto origen. La mayor parte de historiadores franceses hablan de politeismo celto-galo, apoyados en el testimonio de Cesar, Estrabon Diodoro, Mela y Lucano. Romey cuya autoridad no puede sernos dudosa en este concepto, hablando de la religion de los celtiberos antes de verificada la mescla, dice: “Sobre el promontorio Cúneo (cabo de Sta Maria) habian levantado estos pueblos monumentos de forma peregrina…”
“Artemidoro, dice Estrabon, añade que el supuesto templo de Hercules que alli enseñaban es una ficcion ideada por Eforo; que no hay aras dedicadas a Hercules ni otra divinidad; que solo en algunos parajes se hallan tres ó cuatro piedras, unas encima de otras; que cada ve que arribaban los navegantes a tenor de una antigua tradicion vinculada en las familias, desbarataban las piedras y las mudaban de asiento; que se limitaban a dirigirle oraciones, pero que no les era licito sacrificar en aquel sitio ni desembarcar mientras llovía, suponiendo que durante este tiempo lo ocupaban los dioses; que aquellos que solo estaban alli por curiosidad pasaban la noche en una aldea vecina… Es positivo que se hallan piedras semejantes en muchos parajes de Europa y Asia. Tan extraños monumentos, dice Pausanias, nos parecen aras, erigidas a los dioses que imperan a los vientos. Y tales monumentos, aunque no autorizan para creer que el druidismo fuese la religion de los celticos, parece referirse sin embargo al antiguo culto religioso de los galos, y acaso sean en realidad monumentos druidicos…” (Romey. Hist. Esp. Tom. 1 fol. 16)
“Sin embargo, muy bárbaros debian ser todavia (los Turdetanos) absortos en sus apreenciones y sin tributar su culto mas que a dioses desconocidos y sin forma humana, horrorizandose con las divinidades que intenconnaturalizan con los estrangeros. En cuanto a la religion de los Galaicos, dice Estrabon, que en su tiempo no tenian ninguna, sin duda porque no tributaban culto alguno a las divinidades de la teogonia pagana…”
“Parece que la religion de los celtiberos fue la de los galos primitivos, alterada quizas con algunas supersticiones que les llegaron de Oriente. Lo que consta en este punto es poquisimo; sacrifican, dice Estrabon, todas las noches de plenilunio delante de sus puertas a un dios sin nombre; y pasan toda la noche bailando con su familia.” (Estrabon Lib. III c. 4 – Romey fol. 15, 18, 24)

Nota N 4. pag. 29

Que la pesca y salazon es muy antigua en las cosas meridionales de la Peninsula, y que la iban alli a buscarla de muy lejos, nos lo espresa muy bien Romey.
“Muchas ciudades en tiempo de los Fenicios llegaron a florecer por su comercio, como Malaga y Cordoba. La primera, tan conocida en el dia por sus viñedos y su vino estomacal lo era entonces por su pesca salada que iban a buscar desde muy lejos. Este comercio de salazon no se hacia absolutamente en la ciudad sino en una islilla vecina, segun el regimen saludable de los Fenicios de plantear sus mercados fuera de las poblaciones. Malacha, en griego  griego, la ciudad de las salazones. Malach en hebreo, y sin duda en Fenicio, significa salar. (Romey fol. 33)


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 66-67]

Páginas 66 y 67 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

miento muy anterior a la venida de los Fenicios nació la diferencia de dialectos y por consiguiente de alfabetos y gramaticas, conforme lo indica Estrabon; y he aquí explicado por que son distintos los dos alfabetos.
Dijimos al principiar esta nota que todo induce a creer que los Iberos tuvieron relaciones con otro pueblo civilizado, y que de ellos provino la primera semilla de la cultura Española; ademas de los datos que hemos reproducido pertenecientes a la escritura, tenemos aun otra prueba manifiesta en los fracmentos Nos 12 y 12 vis. En el observamos entre los hierogramatas las simbolos iberos iguales o muy parecidas a las mismas del alfabeto celtibero: esto podia ser accidental y no produciria prueba cuando no hubiese otras circunstancias que lo apoyaran; pero en el caso presente robustece nuestra opinion hasta el punto de conjeturar que a la venida de los Egipcios, los indigenas recibieron el primer germen de la civilizacion y cultura, y con ellas la idea de la escritura como de los mismos la recibieron los Fenicios, y pudieron lo mismo que estos modificar la escritura hierogramata con la alfabetica. Los hierogramatas son por decirlo asi, un termino medio entre los geroglificos y la escritura Celtibera, como esta es a nuestro entender la transaccion entre aquellos y el alfabeto comun. De esto tenemos una prueba evidente en las letras xucladas y ligadas tan comunes en la escritura Celtibera y Turdetana.
Considerando pues a los Egipcios como introductores de la civilizacion en la Peninsula y tomando los años Iberos de tres meses que es el minimum segun opina Masdeu tenemos que esta civilizacion podia con lentitud desarrollarse en España, y a la venida de los Fenicios encontrar a este pueblo en un estado avanzado de cultura. Con este sistema que creemos muy racional, nos parece haber combinado la civilizacion Ibera con los años que cita Estrabon y con la venida de los Fenicios y Griegos que la perfeccionaron a ejemplo de sus respectivos paises.
Vayamos ahora a los monumentos como una prueba fisica de esta civilizacion, comenzando por las medallas llamadas desconocidas o primitivas españolas. Hemos visto por el texto de Estrabon que la cultura estaba seis mil años antes extendida por toda la Península, y aun cuando no lo dijera asi este sabio escritor lo manifestaria el numero de ciudades Iberas que acuñaron moneda en una epoca que aun no ha podido determinarse con certeza. Algunos sabios opinan que los Españoles las tomaron de los Fenicios, y otros como D. Juan Bautista Erro las considera oriundas Españolas. Las mismas razones que apoyan la prioridad de la escritura en la Peninsula, pueden alegarse en el origen de las medallas; y las observaciones que con este motivo aduce el Señor Erro son de algun peso. La multitud que de ellas se descubren diariamente y las que se han encontrado; la variedad de tipos e inscripciones que atestiguan los diversos pueblos que las acuñaran, la mayor parte en el interior que como tenemos dicho sin noticia quizas tuvieron de la existencia de los Fenicios, nos autoriza a creerlas anteriores a ellos.
Sus tipos ciertamente nos manifiestan la proximidad y distancia relativa de los pueblos ocupados por los Fenicios y Griegos, pero siempre conservan el caracter nacional. Antes de la venida de las dos naciones espresadas y durante su dominacion, la España gozó de una paz inalterable y de un clima aproposito para el desarrollo de la civilizacion, que bien pronto retrogrado con la entrada de los Celtas, Cartagineses y Romanos de lo que dan una prueba palpable las medallas punicas de Abdera hoy Adra, las bilingües y la mayor parte de las coloniales en tiempo de los cuatro primeros Emperadores.
Entre la coleccion de celtiberas poseemos algunas primorosamente grabadas, que harian honor al mejor artista moderno, y como la adquisicion de ellas es muy singular por las circunstancias que acompañaron su hallasgo, creemos necesario consignarlas aqui en apoyo de nuestra opinion.
Hace poco menos de un año, que en una cantera que se esplota en un cuarto de legua al N. de esta ciudad al arrancar con cuñas un pedazo de peña sumamente compacta para labrarla, observaron los operarios


Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 44-45]

Páginas 44 y 45 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

esfuerzos tendremos que hacer para probar su prioridad. En primer lugar los egipcios habian abandonado la escritura geroglifica en la epoca de Moises, y conocian ya la alfabetica: lo prueba el Pentateuco escrito por este caudillo, que lo mismo que su pueblo habia nacido y se habia criado en Egipto; y por consiguiente habian aprendido en él las artes y las ciencias. Bien sabido es el abatimiento y abyeccion en que estaba sumido el pueblo de israel entre los egipcios, y la condicion servil á que los tenian destinados, pues aunque vivian entre ellos conservaron siempre su religion y su casta, como entre nosotros sucede con los judios descendientes de aquellos. Esta circunstancia hace inacceguible la idea de que los opresores tomasen de los oprimidos ni la religion ni las costumbres; mucho mas cuando era un interés de los ministros de la religion establecida conservar las preocupaciones de sus secuaces, y asi nos lo manifiestan las sagradas letras cuando los magos trataron en vano de sostener su honor en presencia de Faraon contra Moises en la ocasion de las plagas de Egipto: creemos al contrario que los hebreos tomaron en su esclavitud resabios de idolatría, como lo vemos demostrado en el desierto, adorando á los idolos que fabricaron ellos mismos en ausencia de Moises. Ademas, aunque en estos dos fracmentos se ve mucha expresion y verdad en la representacion de la generacion primera y de la divinidad, muy diferente de la idea que tenian formada de ellas los egipcios en tiempo de Moises, difieren sus accesorios bastante del contexto del Genesis, escrita segun la tradicion conservada y transmitida por los descendiente de Sem; lo qué indica en nuestro concepto otra época distinta. Fuera de ésta los egipcios no tuvieron contacto con los progenitores del pueblo del Señor mas que con Abrahan cuando se refugió á Egipto; pero fue tan breve esta permanencia que casi no merece citarse. No siendo, pues, como tenemos demostrado, contemporáneo de los descendientes de Jacob, debe precisamente remontarse a una época inmediata á