Informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850″ – [Pag. 20-21]

Páginas 20 y 21 del informe titulado “Descripción razonada del sepulcro Egipcio encontrado en Tarragona en marzo de 1850“. Este informe fue escrito por Buenaventura Hernández Sanahuja el 10 de Mayo de 1851 y remitido a la Real Academia de la Historia.

Este documento fue obtenido de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con la signatura CAT/9/7974/04(1).

La transcripción es la siguiente:

la ciencia de la navegacion. Ciertamente debia llamar la atencion de los primeros navegantes y de los habitantes de las costas africanas la emigracion periódica de las aves, constante siempre, en el mismo curso, en busca de un pais templado; y ¿no podria deducirse de esta circunstancia, al parecer trivial, el descubrimiento de una de las causas de la poblacion de la península? ¿No podian, como tenemos dicho, llamarles la atencion estos viajes anuales atravesando el mar? Naturalmente debian reflexionar que estas aves, abandonando su pais natal en busca de otros climas, hallarian sin la menor duda su ventaja en ello; y este viaje ademas no podia ser muy dilatado supuesto que lo efectuaban sin tomar descanso, y dirian, sigámoslas; y hé aquí en nuestro concepto el descubrimiento de los paises meridionales, y el objeto que se propusieron demostrar en este fracmento. Este espiritu de observacion no lo concedieramos seguramente á unos salvages como los de la Groenlandia, Zeelandia, cetera, embrutecidos por la miseria y el rigor del clima, que forman por decirlo asi un escalon degradante entre el hombre y el bruto, la inteligencia y el instinto; pero deja de ser una hipotesis en una nacion como los egipcios que habian llegado á un grado eminente de civilizacion y cultura, como es generalmente sabido. En nuéstros dias vemos un ejemplo de ello en el descubrimiento del nuevo mundo: Los españoles dirigidos por Colon, se animaron repentinamente á la vista de unas ramas verdes de arbol que fluctuaban sobre el agua, y de las aves terrestres que anunciaron la proximidad de la costa. Sin embargo, al llegar los egipcios á España, ya otro pueblo se les habia anticipado como luego veremos, á despecho de los estranjeros, que envidiosos de nuestras glorias, quieren negarnos nuestra primitiva poblacion, esforzandose en probar que los egipcios ignoraron la navegacion, mas este resto coetáneo les da un solemne mentís.
Observase ademas otra circunstancia: Los remeros van desnudos de medio cuerpo, cabalgando en la orla del barco ó piragua, del mismo modo que lo practican actualmente algunas naciones de la india; lo que manifiesta, como va dicho, muchos puntos de